Buenos días, gracias por asistir.

Hoy quiero hablarles de algunas propuestas y medidas en materia social.

Todos coincidimos en que la situación que vivimos es compleja por las consecuencias de la pandemia.

Una situación compleja pero que a diferencia de la anterior crisis, está obteniendo la respuesta necesaria de los gobiernos del PSOE, cuyo mensaje inequívoco a la sociedad es que los socialistas queremos salir de esta crisis sin dejar a nadie atrás.

Frente a un PP insolidario, los socialistas apostamos por la protección de los trabajadores

Se mantiene y fortalece el llamado “Escudo Social” levantado en las primeras semanas de la pandemia.

Desde el PSOE de Cantabria valoramos estas políticas de protección social acordándonos de cómo fue la respuesta del Partido Popular cuando gobernaba en la gestión de la anterior crisis económica.

Una gestión que empobreció a los cántabros y cántabras y que abrió una gran brecha social que a día de hoy debemos aún intentar restaurar.

Recordamos como entre 2011-2014 Cantabria fue la segunda Comunidad Autónoma donde más cayó su PIB.

Recordamos como entre 2011 y 2015, cuando Buruaga fue vicepresidenta del Gobierno del PP en Cantabria, se destruyeron 13.900 empleos, el número de parados se incrementó en 3.200 y la tasa de paro se incrementó en 1,79 puntos.

Esa fue la gestión económica del PP en su último gobierno regional.

A día de hoy, todos conocemos la gestión económica, social y sanitaria del Partido Popular allá donde tiene responsabilidad de gobierno: insolidaridad, abandono de los más necesitados, bajada de impuestos que favorecen a los ricos, bandazos a la hora de gestionar una sanidad pública en la que ni siquiera creen…

Un desastre absoluto del que al menos en Cantabria estamos a salvo.

Porque no es lo mismo que una crisis la gestione la derecha o que lo hagamos los progresistas.

Por primera vez en la historia de España se han implementado medidas para proteger a colectivos que fueron olvidados por el Partido Popular en sus gobiernos.

Quiero hoy poner en valor el preacuerdo entre el Gobierno y los trabajadores autónomos que prorroga las ayudas hasta el próximo 31 de enero. Cerca de 600.000 personas se verán beneficiadas en todo el país.

Hoy, más de 40.000 autónomos cántabros sienten el apoyo del gobierno. Miles de familias cántabras que por primera vez se ven amparadas, protegidas por un Gobierno de España.

Una muestra más de nuestra intención como socialistas de no abandonar a quien más lo necesita en la gestión de esta crisis.

Y en ese mismo ámbito laboral, creemos que la clase trabajadora necesita apoyo, mucho apoyo en esta crisis. No podemos darles la espalda como lo hizo el Partido Popular en la anterior crisis.

Por ello creemos que mantener e incluso aumentar la figura del ERTE en caso de cierres por rebrotes del covid-19 para todas las empresas, sean del sector que sean, es una medida necesaria.

Y quiero felicitar a todos los agentes sociales para llegar a un acuerdo que sirva para prorrogar también los ERTES y respaldar a los trabajadores y trabajadoras ante esta segunda ola de la pandemia.

Porque si se quiere, la mayor parte de las veces se puede.

Hay que tener decisión, voluntad y capacidad de gestión.

El PP demostró que no lo tenía.

El PSOE demuestra con hechos que cree en ello.

Para ejemplo, la aprobación de la concesión de subvenciones a los trabajadores que han necesitado acogerse a una excedencia o reducir su jornada laboral por atender personas a su cargo a causa de la pandemia de COVID-19.

Los socialistas celebramos todos los acuerdos que en materia de protección laboral se alcancen en el marco del Diálogo Social.

Por ello nos felicitamos por el acuerdo alcanzado con los agentes sociales que suponen prorrogar los ERTES hasta enero, y garantizamos que los socialistas de Cantabria vamos a continuar trabajando en esa línea de diálogo, acuerdo y responsabilidad institucional.

Y pedimos al Partido Popular que ya que ni sabe ni quiere gestionar en favor de quienes más lo necesitan, al menos no dificulten estas negociaciones.

Que demuestren, al menos, un mínimo de lealtad institucional.

Muchas gracias