Según informa ELDIARIOCANTABRIA.ES eEl Sindicato Médico anuncia paros los días 24 de noviembre y la semana del 18 al 22 de diciembre ante la “ausencia de soluciones” para la eliminación de la autocobertura, y se plantea que sea indefinida a partir del 15 de enero.

La organización considera que “todo el problema es por una mala gestión” del departamento dirigido por María Luisa Real, que ha querido ampliar horarios de atención en las zonas urbanas sin tener pediatras suficientes y haciéndolo “bajo amenazas y coacción”.

Podemos considera que la huelga de pediatras es “injustificada” y espera que no sea secundada.

El Sindicato Médico de Cantabria (SMC) ha convocado una huelga de pediatras, a petición de este colectivo, los días 24 de noviembre y la semana del 18 al 22 de diciembre, y ha anunciado que ésta seráindefinida a partir del 15 de enero si no se llega a una solución con la Consejería de Sanidad.

En este sentido, ha asegurado que la huelga se ha convocado ante la “ausencia de soluciones” por parte de la Administración a este colectivo, que demanda la eliminación de la autocobertura, que según el Sindicato Médico tendría un coste inferior al millón de euros y se traduciría en 20 pediatras más de los 82 actuales, y otras medidas que no conllevan coste sino cambios en la organización y gestión.

Al respecto, desde el sindicato han enfatizado que “todo el problema es por una mala gestión” del servicio, puesto que la Consejería ha querido ampliar horarios de atención en las zonas urbanas -fundamentalmente Santander, Castro Urdiales y Camargo- sin tener pediatras suficientes y haciéndolo “bajo amenazas y coacción”.

Cantabria es la única comunidad que no tiene un plan de recursos humanos en sanidad

Así lo ha denunciado este miércoles el SMC en una rueda de prensa en la que ha informado de las razones que le han llevado a declarar un conflicto colectivo ante la ausencia de soluciones a los problemas planteados con la asistencia pediátrica en Atención Primaria, que, según el colectivo, ha dado lugar a un deterioro de la calidad asistencial y a un “asfixiante clima laboral” en el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

En concreto, el vicepresidente del SMC, Santiago Raba, ha explicado que demandan a la Consejería una disminución de la sobrecarga asistencial que permita una asistencia pediátrica de calidad; y la eliminación de la autocobertura y que, cuando existan razones que requieran sobresfuerzo o penosidad se retribuya porque “no vale seguir haciendo una mala gestión y que encima se convierta en un premio para la Consejería”.

Igualmente piden el respeto del horario laboral para permitir la conciliación de la vida laboral y familiar; la regularización de las plazas de los médicos de área, y que se ponga fin al “uso torticero” de los pediatras de área como pediatras sustitutos.

Raba ha insistido en que, desde el Sindicato Médico, se han puesto en marcha “muchos intentos de negociación” y han intentado dar solución “a cada problema surgido de la incapacidad de la Administración para la gestión de los recursos humanos” en Atención Primaria y más concretamente en Pediatría. De hecho, Cantabria es la única comunidad que no tiene un plan de recursos humanos en sanidad.

Pero, ha asegurado, no ha habido una “voluntad real de negociación por parte de la Consejería”. En este sentido, ha denunciado que tras la reunión mantenida con la consejera, María Luisa Real, el 11 de agosto con la petición expresa de reunirse periódicamente, no se ha vuelto a convocar al SMC hasta el 5 de octubre cuando el plazo límite era el 15 de septiembre, y nunca con asistencia de la consejera.

“No hay voluntad de diálogo sino maniobras desesperadas y sucias para intentar salir adelante a costa de deteriorar más la calidad asistencial”, ha denunciado Raba

El sindicato dio de plazo hasta el 9 de octubre para que la Administración presentara una solución, pero recibió “únicamente un documento de buenas intenciones, vacío de compromisos concretos“, que quiere que la Administración defina, pero sin éxito hasta el momento. De hecho, en la última reunión con representes de la Consejería (concretamente de Atención Primaria) el 2 de noviembre para anunciarles la convocatoria de huelga, se les volvió a presentar el mismo documento.

“No hay voluntad de diálogo sino maniobras desesperadas y sucias para intentar salir adelante a costa de deteriorar más la calidad asistencial”, ha denunciado Raba, que ha referido, concretamente, al uso de los pediatras de área como sustitutos o a la no renovación de contratos a los pediatras de hospital “para intentar forzarlos a acudir a Primaria”, lo que es “desvestir un santo para vestir a otro”.

Es el caso de dos pediatras del Hospital Valdecilla, una endocrina y otra neonatóloga, que han afirmado que “irán al paro antes que a Atención Primaria”.

Raba también ha lamentado que la AP en Cantabria sigue funcionando con las medidas extraordinarias adoptadas desde 2012 “de manera excepcional” con motivo de una crisis que llevó al país “al borde de la intervención” pero que ya está superada.

Al hilo ha calificado de “inmoral” que haya contratos renovables cada seis meses durante periodos de hasta cuatro años; una práctica “que ni siquiera permite la empresa privada” y cuando la Administración “debería dar ejemplo”.

Por otra parte, el Sindicato Médico ha advertido de la posibilidad de una huelga también antes de fin de año en el SUAP, que reclama una mejora de las condiciones laborales desde 2015.

HUELGA INJUSTIFICADA

Mientras que este miércoles la propia Consejería manifestaba su sorpresa ante la declaración de conflicto colectivo dado que no existe ninguna justificación para ello, y consideraba “totalmente desproporcionada una medida de presión como la anunciada”, Podemos Cantabria ha considerado este jueves que la huelga de pediatras es “injustificada” y espera que no sea secundada.

Según Podemos, el Sindicato Médico pretende “utilizar” a los pediatras de Atención Primaria, “aprovechándose de su problemática”

En un comunicado, la formación morada sostiene que los problemas derivados de la falta de médicos especialistas en Pediatría que ha impedido la contratación de sustitutos en el pasado periodo vacacional “está siendo aprovechado por el Sindicato Médico para crear un conflicto con fines nada claros”.

Según Podemos, el Sindicato Médico pretende “utilizar” a los pediatras de Atención Primaria, “aprovechándose de su problemática, para recuperar un liderazgo y un protagonismo que no tienen ni entre el colectivo médico ni en el SCS, ni tampoco en la Mesa Sectorial de Sanidad, en la que no tienen representación, no importándole para conseguirlo perjudicar seriamente a la población pediátrica de Cantabria y a sus familias”.

Para la formación, la falta de especialistas en Pediatría “es un problema generalizado en toda España” por la falta de especialistas, lo que unido a que “muchos” de ello prefieren trabajar en hospitales que en Atención Primaria, “está dificultando que todos los niños sean atendidos en los Centros de Salud por especialistas en Pediatría”.

A pesar de ello y de que en Cantabria se mantiene la atención por el pediatra hasta los 16 años, a diferencia del resto de comunidades en que finaliza a los 14 años, y de que el número de niños asignados a cada pediatra en Cantabria “está por debajo de la media nacional”, de las 80 plazas pediátricas de Primaria, solo dos están cubiertas por médicos de familia.

Podemos ha destacado que estos datos contrastan con otras comunidades como el País Vasco, donde de 322 plazas de pediatras, 50 están cubiertas por médicos de familia.

Además, Podemos ha recordado el SCS ha incrementado su plantilla de pediatras de Atención Primaria con la contratación de cinco nuevos pediatras por lo que “esta situación alarmar a la ciudadanía como se está haciendo está claramente injustificada”, ha sostenido.

“Si se produce un problema es en periodo vacacional” porque “no se encuentran pediatras disponibles para realizar las sustituciones, a pesar de la disposición del SCS de cubrir estas ausencias. Pero, esta situación que se produce en momentos muy concretos del año y se ve parcialmente compensada, salvo en determinados puntos de Cantabria, porque los niños en verano enferman menos”, motivo que “no puede justificar una huelga”.

Podemos ha apostado por intensificar la búsqueda de soluciones en la Mesa Sectorial de Sanidad y propone la creación de módulos de atención de tarde a partir de un número de consultas concreto atendidos por pediatras voluntarios con una compensación económica justa, la optimización de la gestión de consultas, ampliar las competencias de la enfermería pediátrica, elaborar un Plan de cobertura de las zonas alejadas como Reinosa o Castro Urdiales, mantener la prolongación de la edad de jubilación de aquellos pediatras que soliciten mantenerse en activo, facilitar el traslado de pediatras de atención hospitalaria a Atención Primaria y realizar concursos de traslado y OPE para pediatras de Atención Primaria.

Tras observar que el Sindicato Médico y el PP coinciden en usar el mismo lenguaje, ha solicitado a los pediatras de Atención Primaria de Cantabria “que sigan protegiendo y promoviendo la salud de nuestros niños y adolescentes y les decimos que pueden contar con Podemos para defender sus legítimos intereses y para apoyar todas las medidas rigurosas, realistas, ponderadas y no lesivas para los pacientes que estén al alcance de nuestra Comunidad”

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA