5 aspectos valorados por los alumnos al estudiar un Máster en Administración de Empresas

A día de hoy la oferta formativa es más amplia que nunca, por lo que antes de decantarse por una u otra opción conviene analizar cada alternativa abarcando todos los detalles que adquieren trascendencia. En el caso del Máster en Administración de Empresas son varios los factores que entran en juego.

Todos ellos serán detallados a continuación, habiéndose elaborado el listado a partir de los aspectos que los propios alumnos tienen en cuenta a la hora de escoger un MBA. Si el cien por cien de las características que seguidamente se mencionan están presentes en el máster en cuestión pasa a convertirse en su principal elección.

Precio del máster

Ciertamente la crisis económica ha ido dejándose a un lado con el paso del tiempo en nuestro país, pero sigue estando presente en muchas personas que pasan a considerarlo el factor más importante, descartando aquellos MBA que no hacen gala de una buena relación calidad-precio o no permiten abonar el total mediante cómodas cuotas mensuales. En este sentido un buen ejemplo es el de uno de los mejores MBA en España cuyo coste total es posible pagar en ocho cuotas mensuales, añadiendo al total la matrícula inicial.

Gracias a ello, cada alumno puede ir abonando sin dificultades el precio del Máster en Administración de Empresas conforme el mismo va siendo impartido por el equipo docente en el centro en cuestión, siendo precisamente dicho factor otro de los más relevantes.

Equipo de profesores

Tras cerciorarse de que el MBA está dentro de sus capacidades económicas, los alumnos seguidamente comprueban diversos aspectos que guardan relación con el profesorado, especialmente la experiencia que tienen a sus espaldas tratando con el mundo empresarial. Nuevamente merece una mención especial el máster recientemente sacado a colación que se imparte cerca de Santander, concretamente en Oviedo.

Y es que su claustro de profesores está compuesto por profesionales que no sólo llevan años dirigiendo y administrando empresas, sino que adicionalmente se caracterizan por hacer gala de las habilidades formativas que se requieren para la enseñanza de un máster de este calibre.

La cualificación de los docentes es fundamental para un alumno que pretende hacer un máster en administración de empresas, por lo que no es de extrañar que antes de decantarse definitivamente por un MBA en concreto los interesados dediquen el tiempo necesario a consultar los CV, historiales y bagajes en general de los profesionales que se volcarán en cuerpo y alma al impartir sus amplios conocimientos.

Desarrollo profesional

Más allá del precio y de los profesores también resulta de suma importancia el desarrollo profesional, lo cual hace referencia al crecimiento que se experimenta durante el transcurso del máster adquiriendo todo el bagaje necesario para posteriormente dar comienzo a una carrera cuyo éxito vaya aumentando paulatinamente.

La formación de un buen MBA debe ir orientada precisamente a fomentar el desarrollo profesional que tan trascendente es en el apasionante mundo de la administración, dirección y gestión de todo tipo de empresas. De esta forma los alumnos, tras dar por finalizado el periodo lectivo, se muestran autorrealizados y totalmente preparados para afrontar nuevos retos en ofertas laborales de lo más prometedoras que resultarían inaccesibles sin el crecimiento logrado a lo largo de los meses de duración del máster.

Red de contactos

Se trata de otro aspecto que no es pasado por alto por ningún alumno interesado en inscribirse en un MBA. Y es que de la red de contactos depende el prometedor futuro tras la finalización del Máster en Administración de Empresas. Conviene destacar el hecho de que en este sentido muchas de las instituciones de formación empresarial, presumen de albergar a todo tipo de profesionales cualificados, desde emprendedores y recién titulados hasta empresarios de múltiples sectores y directivos.

Gracias a este aspecto no resulta en absoluto complicado abarcar una red de contactos que acaba siendo para toda la vida, la cual resulta de gran ayuda. Y es que los diversos individuos que se dan cita en el centro de formación aportan numerosos puntos de vista, así como experiencias narradas que sirven para comprender a niveles prácticos el funcionamiento de cualquier tipo de organización empresarial.

Enfoque práctico de los estudios

Las lecciones teóricas son de agradecer en multitud de ámbitos, pero a la hora de dirigir un área específica o una empresa en general, se requieren materias prácticas que deben ser impartidas en el MBA elegido. Por ejemplo, un buen máster es aquel que da comienzo con aspectos importantes sobre la economía que inciden en las empresas, tratando posteriormente con temas tan importantes como los de dirección financiera, recursos humanos y estrategia.

Si los estudios presentan un enfoque mayoritariamente práctico, es decir, abarcando aspectos que se dejan ver habitualmente en toda tipo de empresa y sector, los alumnos finalizan el programa del Máster siendo capaces de dirigir una compañía de menor o mayor envergadura aplicando aquello que ha sido aprendido en el programa del mismo.