Vuelve el mp3: la gente está

Ellie Huxtable tenía un viejo iPod Video de quinta generación (lanzado en 2005) abandonado en algún cajón, pero decidió darle nueva vida. ¿Qué hizo? Cambiar el disco duro de 80 GB por 1 TB en tarjetas Micro SD, instalar un nuevo firmware y convertirlo en un reproductor MP3 mucho más adaptado a los nuevos tiempos.

El resultado es fantástico y demuestra cómo el amor por los reproductores MP3 sigue muy vivo en 2022. Y por si ese ejemplo no fuera suficiente, atentos al reproductor que un usuario se ha construido con una placa con pantalla táctil Adafruit PyPortal  en un dispositivo que además hace uso del legendario Winamp como reproductor. Ideas geniales que demuestran que sigue habiendo alternativas muy nostálgicas al smartphone con Spotify.

¿Tiene en 2022 sentido un reproductor MP3 que solo es eso?

La respuesta parece ser un rotundo sí para muchos usuarios y algún que otro fabricante que está comprometido con el mundo de los audiófilos.

Hifi2

El Kann Alpha de Astell&Kern es un buen ejemplo de reproductor musical portátil moderno. Estos dispositivos suelen ir dirigidos a un público muy especial, y lo demuestran sus precios: este cuesta casi 1.000 euros.

Hemos visto diversos lanzamientos de empresas desconocidas para muchos pero populares entre este sector, y eso deja claro que a veces nuestros smartphones pueden no dar la talla para ciertos escenarios.

Fabricantes como Atell&Kern, Fiio, Hilby, Sony o Snahling destacan por propuestas audiófilas que a menudo superan los 1.000 euros y que ofrecen prestaciones que están muy lejos de las que planteaban por ejemplo los iPod.

Los móviles y servicios como Spotify se han convertido en la norma hoy en día: permiten no tener que acudir a un reproductor portátil de música específico, pero hay quien desde luego prefiere separar una cosa de otra.

La nostalgia es una poderosa motivación

Unos lo hacen por la experiencia sonora y la calidad —el reproductor de la imagen es un buen ejemplo— pero otros simplemente quieren seguir disfrutando de esa experiencia que tenían hace años en la era de los iPod y  los reproductores MP3. La nostalgia suele ser aquí un fuerte componente de estos llamativos personales.

Ipod2

Tenemos un buen ejemplo en proyectos como el citado de Ellie Huxtable, que contaba cómo convirtió ese iPod Video en un reproductor adaptado a los nuevos tiempos.

Esta usuaria cambió el disco de 80 GB por una pequeña placa con ranuras Micro SD y combinó dos tarjetas de 512 GB para tener un total de 1 TB disponibles (y dos ranuras libres para futuras ampliaciones).

Hasta compró y adaptó una nueva carcasa de un iPod Classic de 1 TB para que la parte trasera hiciera honor a su versión tuneada, algo que le costó cierto trabajo por la necesidad de lidiar con los delicados cables de su iPod original.

Adelle

El resultado final, con los controles del iPod totalmente funcionales y con una llamativa carcasa transparente.

También reemplazó la batería y otros elementos internos, pero hubo otro cambio importante: el del software interno, que en lugar del original del iPod modificó y cambió por Rockbox, un proyecto popular en estos ámbitos que además da opción a personalizar la interfaz con distintos temas.

A mi reproductor le ha salido un Winamp en la pantalla

A ese proyecto se le sumaba estos días otro también muy llamativo: un usuario llamado ‘Tim C’ de los dispositivos de Adafruit —ya había compartido varios proyectos— hacía su particular homenaje a los reproductores MP3, una categoría que allí tiene cierta popularidad.

Este usuario hizo uso de un módulo PyPortal —que incluye una placa y una pequeña pantalla táctil montada encima— para crear un reproductor MP3 «muy crudo» pero que eso sí, contaba con un componente muy especial: la interfaz de Winamp para controlarlo.

En realidad muchos de los controles no funcionan —nada de ajustar ecualizadores, por ejemplo— pero sí lo hacen por ejemplo los básicos para poder avanzar o retroceder de canción y pausarla o continuar la reproducción.

No solo eso: una de las características más llamativas de Winamp era su catálogo de temas para personalizar su interfaz. Precisamente el autor del proyecto explicaba cómo aprovechar esas plantillas visuales era perfectamente posible aunque con algo de trabajo extra que consistía en modificar un fichero JSON.

El código del proyecto está disponible en el sitio web de Adafruit, así que cualquiera puede replicar el proyecto y mejorarlo añadiendo por ejemplo el soporte para las características de la interfaz que no funcionan en la implementación de Tim C.

Sea como fuere, estos dos proyectos demuestran que hay gente que sigue aprovechando (o adaptando) sus viejos reproductores MP3 o comprando dispositivos específicos que pueden estar sobre todo enfocados a este formato o bien ir más allá y entrar dentro de categorías más ambiciosas. Es genial poder aprovechar el móvil como reproductor MP3, pero este tipo de alternativas también lo son.


La noticia

Vuelve el mp3: la gente está «tuneando» iPods y recuperando Winamp como si viviéramos en un eterno 2003

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Ir al artículo original
Author: Javier Pastor

Powered by WPeMatico