Hoy lunes 16 de mayo se celebra su funeral a las 8 de la tarde en la Iglesia de Santa Lucia.

En 1996 yo llegaba de Bilbao con un proyecto radiofónico bajo el brazo. El nombre de RADIO RABEL fue aportado por el sindicalista campurriano Cesar (CESIF).

Nacho llevaba vividas mil batallas en la comunicación cuando Jose Miguel y Cesar (CSIF), mis primeros contactos en Santander, me lo recomendaron para mi proyecto radiofónico.

Cuando conocí a Nacho rápidamente sintonizamos. Fue mi mano derecha e introductor en la difícil sociedad santanderina.

Como subdirector y jefe de informativos del primer proyecto de emisora cántabra que emitió 24 horas desde Santander, desde el 15 de abril de 1997, demostró su gran poder de comunicador y su agudeza informativa como en esta campaña diseñada por él.

Pero por encima de todo fuimos amigos de muchas e íntimas aventuras en aquellos años.

La noticia de su muerte me ha cogido a miles de kilómetros y me ha producido tremendo impacto.

Teníamos una mariscada pendiente en el Barrio Pesquero, a mi regreso, pues le había ganado una apuesta…

En estas breves líneas tan solo quiero adelantar que a mi regreso recuperaremos su voz de terciopelo en grabaciones que poseo de su paso por RADIO RABEL.

Creativo, brillante, inteligente, sibilino, tenaz, ocurrente, irónico, maestro de la comunicación, socarrón, amado por sus amigos y odiado por los mediocres, que abundan en Cantabria, siempre supo mantener su independencia profesional, desde su posicionamiento ideológico de hombre de izquierdas.

Mucho quiero escribir de Venancio Diego Lavín «Nacho Diego» pero ahora no es el momento pues la mayoría de la documentación la tengo en Santander.

Abrazos a su familia

Antonio Mora Ayora