Se trata de la tercera enfermedad cardiovascular más frecuente, con una prevalencia del 1,7% entre los mayores de 65 años y que presenta alto riesgo de muerte súbita tras la aparición de los síntomas

Ir a la fuente
Author: