La mala gestión de la limpieza que ha estado realizando UTE ASCAN-GEASER, durante los últimos años, ha convertido a Santander en una ciudad especialmente sucia y maloliente.

No solo la falta de limpieza diaria de las aceras sino que en el entorno a los contenedores de basuras y residuos, se han originado unas manchas de suciedad en el suelo que atraen a moscas e insectos, como la que puede verse en la fotografía, situada en el barrio pesquero. Obsérvese la diferencia de color que tiene el asfalto de la calle y la zona del entorno de los contenedores.

El Ayuntamiento de Santander ha acusado a la UTE ASCAN-GEASER de  “la obstrucción permanente” al haberle intentado notificar la adjudicación por emergencia del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras hasta en cinco ocasiones, tanto por vía electrónica como a través de la Policía Local en las propias instalaciones de la empresa aunque ni han contestado a la primera ni han recogido la notificación en la segunda.

Así lo ha informado este domingo la concejala de Medio Ambiente, Margarita Rojo, quien ha detallado que no han abierto ninguna de las notificaciones realizadas a través de la plataforma electrónica, como tampoco han recogido las efectuadas personalmente por la Policía Local.

En la misma línea, no están facilitando la documentación necesaria para la recepción de la maquinaria del servicio, que deberá seguir utilizando la empresa que se haga cargo del servicio a partir del día 11 de noviembre, una vez resuelto el contrato con la UTE; así como tampoco toda la información sobre el personal a subrogar.

Además, la UTE Ascán-Geaser no permite el acceso a sus instalaciones del personal de la empresa de control para llevar a cabo la inspección de la maquinaria con antelación suficiente, con el objeto de comprobar el estado de la misma y garantizar una correcta prestación del servicio una vez resuelto el contrato.

“No abren ni recogen las notificaciones, no contestan a los correos electrónicos, no cogen el teléfono, no acuden a las reuniones que se convocan, no permiten las inspecciones de la maquinaria a la empresa de control, y tampoco entregan la documentación necesaria para recepcionar la maquinaria y subrogar al personal del servicio”, ha afirmado Rojo.

A su juicio, todo ello evidencia “la obstrucción permanente” por parte de la UTE para que se puedan llevar a cabo los trámites necesarios para la correcta prestación del servicio a partir del día 11 de noviembre. Sin embargo, la edil ha recalcado que, desde el Ayuntamiento “se continuarán dando pasos firmes para conseguir que la ciudad recupere los estándares de calidad de limpieza que le caracterizaban hace años”.

De igual forma, la concejala de Medio Ambiente ha recordado que los incumplimientos de la empresa se han acreditado no solo a través del trabajo de fiscalización realizado por los servicios municipales y plasmados en informes de Intervención, Medio Ambiente, Jurídicos o de Contratación, sino que también existen numerosas sentencias judiciales respecto a este contrato a favor del Ayuntamiento.

Asimismo, también ha puesto de manifiesto que el Consejo de Estado ha respaldado la postura del Ayuntamiento, avalando las acciones que se han venido llevando a cabo ante los incumplimientos por parte de la empresa y refrendando la conveniencia de resolver el contrato y aconsejando, además, retener la garantía, liquidar el contrato y determinar los daños y perjuicios causados al Ayuntamiento, acciones que se llevarán a cabo con la mayor agilidad posible.

Unos daños y perjuicios que se verán agravados si la UTE continúa con esta obstrucción permanente y en su negativa de cumplir con sus obligaciones.