Una vecina de los niños de Godella alertó a la Policía al ver al padre correr armado tras la madre desnuda

EP

  • El padre dejó entrever que los niños pudieran estar dentro de la piscina, donde se han localizado restos de sangre.

Operativo de la búsqueda de los dos niños desaparecidos en Godella (Valencia).

Una vecina de la familia de los dos niños que están siendo buscados por la Guardia Civil en la localidad valenciana de Godella y alrededores alertó este mismo jueves, sobre las 8.30 horas, a la Policía Local tras ver al padre correr armado detrás de la madre, que iba semidesnuda, según han informado fuentes conocedoras de la investigación.

Hasta el lugar, una zona donde la familia vivía como okupa en una vivienda de Godella, se desplazó una patrulla de la Policía Local de Rocafort, que habló con el padre y localizó restos de sangre por la piscina. Con posterioridad, sobre las 13.00 horas, la madre fue hallada oculta en un pinar por el servicio cinológico de la Guardia Civil, sin que haya trascendido en qué circunstancias.

La pareja se encuentra en dependencias de la Comandancia del instituto armado en Moncada, donde se están mostrando reacios a colaborar con las fuerzas de seguridad para decir dónde se encuentran sus hijos, un bebé de meses y su hermano, de entre tres y cuatro años.

La Guardia Civil busca desde ese momento a los niños tanto en Godella (Valencia) como en municipios de alrededor, según han confirmado fuentes del instituto armado.

Los padres de los menores, de en torno a los 30 años, él de nacionalidad belga y ella mexicana, al parecer presentan algún tipo de desequilibrio y se muestran reacios a colaborar con el instituto armado, que ha reforzado el dispositivo para tratar de encontrar a los menores.

También participan en la localización miembros de Protección Civil, bomberos de València, del Consorcio y Policía, entre otros efectivos.

En el momento de llegar la patrulla a la casa tras el aviso de la vecino, los agentes han interrogado al padre, que se encontraba «confundido» y ha dejado entrever que los niños pudieran estar dentro de la piscina, donde se han localizado los restos de sangre. Sin embargo, según las fuentes consultadas, se ha vaciado el agua sin que hubiera nadie en el interior.

El menor de entre tres y cuatro años no iba desde hace unos días al centro de Rocafort en el que estaba escolarizado. Desde el colegio se pusieron en contacto con la familia, que atribuyó la ausencia del pequeño a una cuestión laboral y sin que detectaran por parte del centro ninguna circunstancia fuera de la normalidad.

Ir a la fuente
Author: EP