Las válvulas cardíacas protésicas que se implantan actualmente en niños con cardiopatías congénitas, con un diámetro fijo, tienen que ser sustituidas varias veces durante la infancia por otras más anchas para lo que se requiere de hasta cinco cirugías de corazón abierto antes de alcanzar la edad adulta.

En este contexto, científicos del Boston Children’s Hospital y de Harvard (EEUU) han creado una válvula protésica capaz de expandirse a medida de que el niño va creciendo. El nuevo dispositivo se puede ajustar según sea necesario sin la necesidad de tener que exponer al niño afectado a cirugías invasivas en el futuro.

Ir a la fuente
Author: Gabinete de Prensa

Powered by WPeMatico