Son las 08:08 am., del nuevo horario, el día esta gris, es decir, con lluvia y con fresco – por no decir frio – pues hay un viento de oeste que nunca es cálido… (14º C) … y eso no ayuda a que se deshagan las incertidumbres, ni dejen de asomar las nostalgias y las tristezas que siempre acompañan a las soledades.

No os preocupéis… Porque aunque manifieste mis abrumados sentires, he tenido y tendré que SIEMPRE responder a esos retos y tratar de salir victorioso, aunque se acumulan los lados grises y oscuros… El confinamiento impuesto por la pandemia, y las injustas circunstancias que nos rodean, favorecen en agudizar nuestros pesares.

No os preocupéis, y aunque lo agradezco, sabéis que solo la FUERZA DE LA FE, nos ha mantenido con vitalidad, y de seguro nos mantendrá… pero muy especialmente, confieso, que cada día me es más difícil convivir con la mediocridad reinante, con la falacia y dobleces de esta sociedad llena de AVARICIAS y CODICIAS, por encima de otros males… Políticos mediocres, moderadamente calificados, que atenazan nuestra cotidianidad con sus débiles medidas y peores soluciones… haciendo lo que siempre han sabido hacer, tomar la patria «como pedestal, en lugar de ara» – parafraseando a José Martí[1].

Jorge A. Capote Abreu

Santander, 25 de octubre de 2020

[1] “La patria es ara (altar), no pedestal” José Martí (1853-1895). Frase sacada de este fragmento de uno de sus  discursos; “De altar se ha de tomar a Cuba para ofrendarle nuestra vida, y no pedestal para levantarnos sobre ella. La patria necesita sacrificio. Es ara y no pedestal. Se la sirve, pero no se la toma para servirse de ella. José Martí.