Los datos parecen increíbles pero la COVID 19 se está cobrando la vida de un neoyorkino cada 6 minutos en un país que nunca creyó en la sanidad pública y no cuenta con una mínima red de hospitales ni personal sanitario para afrontar lo que se le viene encima.

Nueva York es el epicentro de la pandemia, representando más del 40 por ciento de todas las muertes en todo el país y casi la mitad de los casos del país hasta la fecha.

Hasta el lunes, el estado tenía 66,497 casos de COVID 19, casi 7,000 de ellos nuevos y 1,218 muertes; la mayor parte de ambos están en la ciudad de Nueva York, que tuvo más de 36,000 casos y 790 muertes.

La mayoría de los pacientes de la ciudad son menores de 50 años: el 42 por ciento del total de casos hasta el lunes eran personas de 18 a 44 años. Pero la gran mayoría de las muertes han sido personas mayores de 65 años, y los que murieron abrumadoramente (más de 98 por ciento) tenían o posiblemente presentaban enfermedades prévias.

Un barco hospital llegó a Nueva York mientras se instalan hospitales de campaña en Central Park

Los millones de millones de dolares invertidos en armamento, para defenderse en una hipotética guerra no le sirven para nada al que fuera el país mas poderoso de la tierra, que pudiera contar sus muertos por cientos de miles a causa de la COVID 19 mientras su presidente sigue dando muestras de su ineficaz gestión.