En el barrio de Nueva Ciudad de Torrelavega un matón ha estado imponiendo su ley, imponiendo su terror a establecimientos comerciales, vecinos en general y su propia familia.

La justicia le exilió e impide que vuelva a Torrelavega pero un matón de barrio siempre será un matón de barrio y vuelve a la ciudad cántabra cuando le viene en gana. Posiblemente hasta que no exista un cadaver este individuo no será recluido.

Su última amenaza de muerte ha sido su propia hermana. ¿Tendrá que ser asesinado/a alguien para que la justicia retenga a este individuo antisocial?

Los que le conocen hablan de su desequilibrio, chulería y violencia bien conocida en el barrio.

La Policía Nacional y la Policía Local de Torrelavega detienen por segunda vez en 48 horas a un individuo como presunto autor de un delito de quebrantamiento de orden de alejamiento de Torrelavega

El hombre, que ya fue detenido y puesto a disposición judicial el pasado  domingo día 4 de octubre por quebrantar la orden de alejamiento, ha vuelto a ser detenido esta madrugada por incumplir nuevamente dicha medida y también por amenazas

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con Policía Local de Torrelavega, han detenido esta madrugada a I.F.H, como presunto autor de un delito de amenazas de muerte, quebrantamiento de una orden de alejamiento y quebrantamiento de la prohibición de entrada en la ciudad de Torrelavega.

Esta persona también fue detenida el pasado domingo día 4 de octubre por quebrantar la prohibición de entrada en Torrelavega, llegando incluso a agredir a un agente policial, y fue puesto a disposición judicial.

Se da la circunstancia de que este varón acaba de salir de prisión, después de haber estado en la misma por haber tenido atemorizado a todo el barrio de Nueva Ciudad, por lo cual se produjeron en su momento concentraciones vecinales.

En cuanto a la detención producida esta madrugada, sobre las 00.30 horas, las dotaciones son comisionadas por la Sala CIMACC (Centro Inteligente de Coordinación, Mando y Control), a la calle Pando de Torrelavega, donde había una mujer tumbada en el suelo, llorando y quejándose de dolor en el cuello y rodilla.

Personados en el lugar se identifica a la mujer, la cual manifiesta que un familiar suyo, I.F.H, la ha tirado al suelo y la ha amenazado de muerte con una navaja. Se solicita presencia de los servicios sanitarios, que la trasladan al Hospital de Sierrallana para ser asistida de las heridas que presenta.

En pocos minutos una patrulla le localiza en la Avenida  Palencia caminando en dirección Cartes, comunicando este extremo a otras dotaciones en servicio, ya que es un individuo peligroso y violento que pudiera portar una navaja, se personan también indicativos de Policía Local.

Los agentes procedieron a su detención como presunto autor de los delitos de amenazas de muerte, quebrantamiento de orden de alejamiento con respecto a su hermana y quebrantamiento de la prohibición de entrada en Torrelavega.

Se utiliza la fuerza imprescindible para reducirle debido a que ejerció una gran resistencia activa. Incluso los agentes solicitaron los servicios médicos para que le asistiesen en los calabozos ya que se mostraba muy alterado y agresivo.