El ácido hialurónico se ha convertido en los últimos años en la sustancia anti edad por excelencia. Omnipresente en multitud de cremas y tratamientos estéticos, es la estrella indiscutible en los tratamientos de medicina estética para aquellas personas que no quieren pasar por el quirófano para eliminar los signos que la edad va dejando en la piel.Para aclarar algunas dudas sobre los tratamientos con esta sustancia y sus efectos, hablamos con el Doctor Javier Lima, de la Clínica Dray, y jefe de Estudios del Posgrado en Estética Facial y Antienvejecimiento del CEUFP (Centro de Estudios Universitarios Formación y Posgrado).El ácido hialurónico lo produce nuestro propio cuerpo y es responsable de mantener la piel hidratada y firme gracias a su gran capacidad para retener agua, “es un polisacárido que tenemos endógenamente en el cuerpo, que generan los fibroblastos de manera natural y está presente en las articulaciones y en la piel. Básicamente es una molécula que capta agua”.Con la edad, nuestro cuerpo produce menos cantidad de ácido hialurónico, lo que hace que la piel se deshidrate con más facilidad, aparezcan algunas arrugas, perdamos volumen en el rostro y aparezca la flacidez. Para contrarrestar estos efectos, en medicina estética, se utiliza un ácido hialurónico creado en el laboratorio, pero que, según nos contó el doctor Lima, “se fabrica a partir de una bacteria y es idéntico al del cuerpo humano. Por tanto, es 100% compatible”.En los tratamientos de medicina estética, se utilizan dos tipos de ácido hialurónico, cada uno de ellos indicado a tratar distintos problemas:Las moléculas de ácido hialurónico están libres y se utilizan básicamente para hidratar la piel mediante pequeñas inyecciones, “se administra a través de mesoterapia, pequeños pinchacitos en la dermis, y su objetivo es captar agua e hidratar la piel”. Este tipo de ácido hialurónico está indicado principalmente para pieles deshidratadas, Sin embargo, el Dr. Lima aclara que, en muchos casos, “se combina con otras sustancias para conseguir más beneficios. Con vitaminas y minerales que regulan la función de las células de la piel, con aminoácidos, que son los precursores del colágeno y la elastina, para tratar el fotoenvejecimiento o como despigmentante para tratar las manchas”. Es decir, que estaría recomendado para mejorar la calidad y el aspecto general de la piel, pero no para rellenar las arrugas.En este caso se trata de la misma molécula, pero reticulada, es decir, compactadas y entrelazadas entre sí para darles una mayor solidez, “no capta agua, sino que voluminiza, es decir, que da volumen a las zonas que han perdido volumen con el paso del tiempo por la reabsorción de la grasa, del hueso. Esto provoca que la piel, que está por delante de estas estructuras, caiga. “Cuando inyectamos el ácido hialurónico reticulado, vectorizamos la cara a través de pequeños volúmenes y se produce un efecto lifting mecánico moderado”, nos conto Lima. El ácido hialurónico reticulado está indicado, por tanto, para pieles con flacidez, cuyos signos principales son “surcos nasogenianos marcados, arrugas debajo de los labios, las comisuras, cuando cae el perfil mandibular… En casos de flacidez de leve a moderada. Cuando hay una flacidez severa, no queda otra que recurrir a un tratamiento de cirugía específica”. Tampoco está aconsejado para las líneas de expresión, tipo patas de gallo, “para eso, es mejor la tóxica botulínica”, más conocida como bótox.Las ventajas de los tratamientos con ácido hialurónico sobre los tratamientos con cirugías son varios:•Es más barato. Aunque depende de muchos factores, cada clínica, de los tratamientos y zonas específicos, etc., una sesión con ácido hialurónico no suele ser superior a los 500 euros, muy inferior a cualquier cirugía. Además de que es un tratamiento mucho menos agresivo. Y es que, según nos contó el Doctor Lima, “lo que la gente busca cuando opta por un tratamiento con ácido hialurónico es un tratamiento asequible económicamente, no tener que pasar por el quirófano con todo lo que conlleva, poder volver a su vida inmediatamente, que no sea doloroso, que sea rápido…”.•Es más natural. Tanto por el resultado como porque, al tratarse de una sustancia que está de manera natural en el cuerpo, prácticamente no hay riesgo de alergias. “El efecto que conseguimos con el ácido hialurónico reticulado es tensar a través de volúmenes devolviendo la armonía de nuevo a la cara”. Nada que ver con las prótesis o implantes de pómulos que, el Dr. Lima equipara a las prótesis mamarias: “a partir de los 65 años tienes un cuerpo envejecido, con el pecho de una chica joven. Y en la cara es igual. Te puedes poner un implante, que es permanente, pero el paso del tiempo va a seguir haciendo su efecto en la cara reabsorbiendo hueso, músculo, grasa… y el implante seguirá intacto. El resultado a largo plazo será peor. El ácido hialurónico, en cambio, produce un efecto mucho más natural, con el que consigues que te digan ‘qué bien te veo y no ¿qué te has hecho?”•Es temporal. Para muchos, esto podría ser una desventaja, pues si quieres que el efecto sea permanente, deberás repetir el tratamiento con el paso del tiempo. Sin embargo, teniendo en cuenta el punto anterior, y que, siempre puede haber pacientes que no estén contentos con el resultado, tiene más ventajas que inconvenientes.•No tiene contraindicaciones. Al ser una sustancia presente en nuestro organismo, no es necesario hacer test de alergia, “no hay contraindicaciones, pues se trata de una sustancia biocompatible con nuestro organismo. De hecho, es igual en todos los animales. A lo mejor, si viene una enfermedad con una enfermedad autoinmune, me lo podría plantear, pero no es una contraindicación formal”.Una vez más, su duración depende de muchos factores, “por mecanismos internos del cuerpo, el ácido hialurónico se reabsorbe, y la duración media del tratamiento es de un año. Puede variar porque el mecanismo de degradación de ácido hialurónico se hace a través de la sangre. En zonas donde hay más irrigación, el relleno durara menos, como los labios. También dura menos en zonas donde hay movimiento, más roce cuando gesticulamos, nos movemos…”.En los últimos años, prácticamente todas las marcas añaden a sus gamas antiedad ácido hialurónico, algo en opinión del Dr. Lima, totalmente inútil. “En realidad no existe ninguna crema para hidratar la piel, lo que pueden hacer es evitar que el agua se evapore, se pierda y que la piel se deshidrate. La única manera de hidratarse en bebiendo agua. Por eso, yo, particularmente, no encuentro mucho sentido a que le pongan ácido hialurónico a las cremas”, afirma tajante.
Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (Mercedes Borja)