Captura deudoresBEZ: En la lista de morosos con el fisco hecha pública el pasado miércoles por Hacienda destacan las empresas que están en concurso de acreedores o en liquidación -42% del total-. Reflejan a la España de la `beautiful people´ de los noventa y la España del despilfarro de los años dos mil. En la lista hay también un buen puñado de nombres relevantes que han seguido con sus actividades mientras su deuda con Hacienda sigue aumentando. Para algunos, hay vida después de sortear al fisco, tras defraudar la vida sigue igual para los poderosos

Si viaja por la carretera A-42 que une Madrid con Toledo, a la altura del kilómetro 20, en Parla, se vislumbra una mole gigantesca de coches usados. Desguaces La Torre se ha convertido en un estratosférico mercadillo de piezas de vehículos de segunda mano. No solo eso. Desguaces La Torre ha convertido a su dueño, Luis Miguel Rodríguez García Rivera, ex novio de Carmen Martínez Bordiu, en el ‘Rey de la chatarra’.

El año próximo, Desguaces La Torre ampliará en más de un millón de metros cuadrados de suelo su superficie y abrirá el Museo del Coche en otros 30.000 metros cuadrados. Está previsto que el museo albergue 600 vehículos. «De momento, ya tengo 100 automóviles, pero en cuánto finalice las obras del Museo compraré todos los que hagan falta», ha dicho hace unos días Rodríguez al diario ABC. El ‘Rey de la chatarra’ debe a Hacienda casi siete millones de euros. Rodríguez García-Rivera ha reconocido públicamente la deuda y ha explicado que está negociando con el fisco un aplazamiento en los pagos.

No muy lejos de Parla está Guadalajara. En la ciudad alcarreña nació Félix Abánades, un empresario ‘hecho a sí mismo’ -como se suele decir- que levantó un pequeño imperio inmobiliario en los tiempos de la burbuja del ladrillo, y llegó a tener varios periódicos regionales y hasta un 6% de Antena 3 Televisión. Dueño de Rayet, en los tiempos buenos Abánades no sabía dónde meter el dinero y decidió perderlo en Antena 3.

El Grupo Rayet, ahora Quabit Inmobiliaria, acaba de salir del concurso de acreedores y está ahora inmerso en una ampliación de capital de 45 millones de euros. Abánades ha conseguido un crédito de dos millones para acudir a esa ampliación. Además, ha presentado hace unas semanas un nuevo Plan Estratégico a 2020 que contempla una inversión total de 470 millones de euros y entregar unas 3.000 viviendas en los próximos cinco años. El Grupo Rayet debe al fisco 30,5 millones.

Para algunos, no pagar a Hacienda no supone un problema. Quizás -incluso-, ni les quite el sueño. Según fuentes del Ministerio, que el miércoles pasado hizo pública una lista con casi 5.000 morosos que suman una deuda de casi 16.000 millones de euros, se trata de una deuda «ejecutiva», es decir, «deuda que ya ha pasado el plazo para el pago voluntario de la misma y que va generando intereses».

Buena parte de ellos son empresas que están en concurso de acreedores y que están liquidando sus activos para pagar las deudas con proveedores, empleados y Hacienda. Pero hay otros, como Luis Miguel Rodríguez y Félix Abánades, que deber dinero al fisco no ha parado sus actividades. Hay vida después de sortear a Hacienda.

Cupón alegal

La Organización Impulsora de Discapacitados (OID) le hace la competencia al cupón de la ONCE. Su presidente es Dionisio Ramos, y hace unos años abandonaron su pequeña sede en la Avenida de Portugal de Madrid para instalarse en unas modernas oficinas en Talavera de la Reina (Toledo). Deben a Hacienda más de 86 millones de euros, que no van a pagar. En su opinión esa deuda se refiere a una «tasa fiscal que Hacienda pretende cobrar a la OID, mientras que por la misma actividad exime del pago a la ONCE». «La OID no va a pagar nada por hacer lo mismo que la ONCE. Por esa regla de tres ellos deben a Hacienda casi 3.000 millones de euros», aseguran fuentes de esta asociación. Dionisio Rodríguez estuvo a principios de mes unos días en huelga de hambre para pedir que regularicen su sorteo.

Más sorprendente aún que el ‘otro cupón’ es el caso del grupo de comunicación Secuoya. Presidido por Raúl Berdonés -en la imagen-, Secuoya debe al fisco 2,3 millones de euros. Aún así, consiguió que en octubre el Gobierno le adjudicara un canal de televisión. La explicación es que Secuoya pidió la moratoria en el pago antes de que se presentaran las bases del concurso. Sin embargo, el resultado es que una empresa que debe dinero al fisco va a poner en marcha un canal de televisión para el que hacen falta más de 30 millones de euros. No solo eso: según han publicado algunos medios, Secuoya ha ofrecido 50 millones a Unidad Editorial para comprarle sus dos canales de TDT.

Peor aún: cuando se conoció la lista de morosos y apareció esta productora, no tardaron en criticar al Gobierno por haber concedido a un moroso un canal de televisión desde… Intereconomía. En efecto, este grupo criticó en una red social este hecho cuando debe más de doce millones a Hacienda y se encuentra en concurso de acreedores. Su dueño, Julio Ariza, sigue adelante con las emisiones de, entre otros, programas como la tertulia nocturna El Gato al Agua, desde donde cada noche critican al Gobierno de Mariano Rajoy. Uno de los tertulianos, por cierto, es Mario Conde, que debe al fisco la friolera de casi nueve millones de euros. Pese a todo, Conde ha seguido adelante con sus negocios de aceite, entre otros, que le reportan importantes beneficios.

Jaume Roures

La lista es amplia. Jaume Roures, de la productora Mediapro, debe al fisco más de un millón tras su aventura en el diario Público, que ya cerró su edición en papel y mantiene en versión digital. El empresario Arturo Fernández, que adeuda 14 millones y se mantiene como presidente de la Cámara de Comercio de Madrid; el futbolista Gabriel Milito, que jugó en el Zaragoza y en el Barcelona y debe más de un millón, ahora juega en su país, Argentina; los hermanos Areces siguen siendo accionistas de El Corte Inglés pese a deber más de tres millones; el escritor César Vidal, el productor José Luis Moreno… También Dani Pedrosa sigue compitiendo pese a deber casi ocho millones al fisco. Su abogado señaló cuando salió la lista que «es deuda que está recurrida». La ley dice que para considerar una deuda recurrida debe estar avalada.

Prácticamente todos los clubes de fútbol y baloncesto que aparecen en la lista de morosos continúan con su actividad. El Murcia, el Santander, el Recretivo de Huelva, el Joventut de Badalona… También otros negocios como la famosa cadena de reparación de automóviles Aurgi -1,6 millones-. Todos han sorteado sus obligaciones con el fisco y continúan con sus actividades como si nada.