LMWH / Shutterstock.com

Año 2007: Mariano Rajoy afirma que el cambio climático no debe ser considerado como un asunto prioritario y urgente, ni se debe convertir en el gran problema mundial.

Año 2015, mes de octubre: Rajoy, en su discurso en la jornada de apertura de la cumbre COP21 celebrada en París, califica el cambio climático como el mayor reto medioambiental de la sociedad. ¿Qué ha pasado desde el año 2007? ¿Por qué ese cambio de postura?

La respuesta: en 2007, Rajoy era el presidente del Partido Popular y estaba en la oposición. En 2011 gana las elecciones, convirtiéndose en presidente del Gobierno hasta diciembre de 2015. Por lo tanto, a finales de ese año, estaba ya preparando las siguientes elecciones.

Y usted, ¿quiere un transporte sostenible?

Han pasado cuatro años desde este anécdota y nos enfrentamos de nuevo a procesos electorales. Nuestros políticos navegan en un río revuelto por conceptos como el cambio climático, la calidad del aire, el calentamiento global, las emisiones contaminantes y los protocolos anticontaminación y la descarbonización del transporte, utilizados como argumentos en los programas electorales.

Cada partido político lo utiliza para la captación y mantenimiento de votos, cuando, en realidad, en cuestiones de tal trascendencia se deberían buscar puntos de encuentro y políticas comunes.

Lo que parece unirles a todos es la promoción del vehículo eléctrico, con ayudas a la compra y exenciones fiscales, así como el fomento de la infraestructura de recarga. ¿Y de dónde sale la energía eléctrica necesaria? Tendremos que generar energía limpia, recurriendo a medidas de descarbonización energética. Caben también los planes para cerrar las centrales térmicas (y de paso las nucleares) ahora que consumiremos más energía para el vehículo eléctrico.

Pero el tema es bastante más serio. El sector del transporte es el responsable de emitir un 24 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, de las cuales el 80 % corresponden al transporte por carretera. A solventar este problema llegamos tarde (lo dice la ONU) y, además, cualquier medida drástica que se tome será claramente impopular y restará votos.

Medidas y más medidas, pero a largo plazo

Entre las medidas que figuran en los programas electorales se encuentra la esencia de cada partido. Partiendo de la base de que el vehículo eléctrico parece ser la solución, hay que ayudar a comprarlo y desarrollar una red de recarga que permita su uso. Pero ¿se trata de replicar el mismo modelo de transporte pero con vehículos eléctricos?

El Partido Socialista nos ofrece un Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de la Automoción 2019-2025. Es decir, su solución pasa por apoyar al sector de la automoción, promoviendo el avance del sector en el contexto de un nuevo modelo de movilidad.

El Partido Socialista quiere ayudar a la industria del automóvil a realizar la transición. La misma industria del automóvil que es parte del problema (con nuestro consentimiento) al fabricar (y nosotros comprar) unos vehículos contaminantes, y que se ha puesto de perfil ante cualquier idea de incorporación al mercado de vehículos alternativos hasta que se ha sentido obligada (Protocolo de Kyoto).

El Partido Popular propone aprobar planes autonómicos y locales para la renovación de los vehículos más contaminantes, pero rechaza las prohibiciones a los vehículos de combustión, dejando que el mercado y los consumidores marquen el ritmo de la transición.

Ciudadanos va a su nicho y, aparte de incentivar la renovación de flota, se marca un objetivo loable: que España se convierta en líder de la industria de las baterías. Tiembla China, que llega España.

Unidos Podemos, a su manera, secunda las propuestas socialistas, matizando y dejando muy claro que tales medidas no supondrán un coste al ciudadano.

Bicicletas para todos

Por último, una breve reseña a los programas electorales de Más Madrid, partido que gobierna actualmente el Ayuntamiento de Madrid, y su antagónico, el Partido Popular. En ambos casos, en el programa electoral solo se enuncian propuestas, sin desarrollo.

  • Más Madrid: su programa electoral tiene 41 páginas. Está dividido en cuatro secciones. La primera sección compete a movilidad (“un Madrid más equilibrado y sostenible”) y está a su vez dividida en cinco subsecciones. La tercera es la que se centra en la movilidad sostenible y saludable.

    Las medidas propuestas: una red de carriles bici (100 nuevos kilómetros), más transporte público, un sector de taxi más sostenible, la extensión de cobertura de BiciMad, la peatonalización de centros históricos, planes de movilidad ciclista (21 en concreto) distritales y más aparcamientos para residentes. No se menciona nada sobre Madrid Central, la medida más restrictiva llevada a cabo durante la legislatura, con la que se impide el acceso al centro de Madrid a los vehículos más contaminantes.

  • Partido Popular: su programa electoral consta de 68 paginas divididas en 10 secciones. La número dos es la referente a movilidad.

    Sus propuestas: crear una concejalía de movilidad, eliminar Madrid Central, construir 12 nuevos aparcamientos disuasorios, mejorar el transporte público, renovar la flota de autobuses públicos, fomentar la motocicleta, instaurar un plan de impulso a la movilidad eléctrica con líneas de ayuda que incluyen a los taxis y, finalmente, tres propuestas para promover la bicicleta (BiciMad incluida).

Dejo al lector que saque sus propias conclusiones y decida si se compra ropa de deporte o no. Porque, visto lo visto, todo puede cambiar en cualquier momento.

The Conversation

Roberto Álvarez Fernández no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Ir a la fuente
Author: Roberto Álvarez Fernández, Profesor. Ingeniería eléctrica y movilidad sostenible, Universidad Nebrija