El Gobierno de Cantabria ha decidido modificar las medidas contra el Covid acordadas para esta Navidad en el sentido de que el toque de queda se adelanta en Nochevieja una hora, hasta las doce y media de la noche y solo para regresar a casa, no para reuniones y encuentros sociales.

Además, ha acordado rebajar a seis el número máximo de personas que podrá sentarse juntas a la mesa ese día y en Año Nuevo, cuatro menos que en Nochebuena y Navidad, y siempre y cuando no sean convivientes.

Lo ha anunciado esta tarde en rueda de prensa el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que ha explicado que el cambio de las limitaciones es para no «estropear», ha dicho, la marcha de la evolución de los contagios en la región, donde la tendencia es «muy positiva». «Es para esa noche y nada más», ha aclarado Revilla, que ha recordado que la movilidad nocturna los demás días queda restringido de diez de la noche a seis de la madrugada.