¿Tiene la tensión alta? ¿toma medicación para controlarla?

Si ha contestado afirmativamente a alguna de estas dos preguntas, creo que le interesa muchísimo lo que va a leer a continuación sobre la tensión. Diagnóstico: hipertensión

El sistema circulatorio es una de las maravillas del cuerpo humano. El corazón bombea alrededor de 100.000 veces al día, y las arterias son las encargadas de transportar la sangre oxigenada desde el corazón al resto del cuerpo. La presión que soportan es enorme.

Pero, como usted sabe, no es una corriente constante. Cuando el corazón se contrae y bombea sangre, se eleva la presión en las arterias; cuando se relaja, la presión cae. Por eso al tomar la tensión siempre se dan dos cifras: la presión sistólica (más alta, cuando el corazón bombea), y la presión diastólica (más baja, cuando el corazón se relaja entre dos impulsos).

En condiciones normales, la presión sistólica -la alta- debería estar por debajo o en torno a 120 mmHg. Y la diastólica -la baja- debería ser inferior a 80 mmHg.

En situación normal, relajada, los valores de la presión sanguínea no deberían ser superiores a 140/90 mmHg. Cuando lo son, llega el diagnóstico: hipertensión.

Los peligros de la hipertensión son muchos: desde dolores de cabeza o malestar general hasta sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, ceguera… Por eso coloquialmente se dice que tener la tensión baja es un seguro de vida.

Por supuesto, ante una presión sanguínea desorbitada lo principal es bajarla, para lo cual el médico tiene a su disposición una buena cantidad de fármacos.

Pero no tiene ningún sentido -óigame bien: ninguno- medicarse permanentemente contra la hipertensión sin haber llevado a cabo antes un plan de acción para devolver la presión arterial a sus valores normales de forma natural.

Es cierto que tomar una pastillita al día es fácil y parece poca cosa, y realmente uno consigue prácticamente olvidarse de que tiene la tensión alta. ¡Y encima lo cubre la Seguridad Social!

Pero los medicamentos que esté tomando (sean éstos diuréticos, betabloqueadores, bloqueadores de los canales del calcio, bloqueadores del sistema renina-angiotensina o antagonistas de los receptores α1) no son ni mucho menos inocuos (basta con echar un vistazo al prospecto que los acompaña). Y además no «curan» la hipertensión, lo único que hacen es mantenerla dentro de unos límites de forma artificial a costa de alterar el metabolismo del organismo, convirtiendo la hipertensión en una enfermedad crónica.

La hipertensión se puede controlar sin medicinas

Y aún así hay una razón aún más importante para explorar otras vías aparte de la farmacológica, y es que es posible hacer frente a la hipertensión de forma natural. En la mayoría de los casos, y siempre que no sea consecuencia de una enfermedad subyacente (hipertensión secundaria), es posible mantenerla bajo control cambiando el estilo de vida, se tenga la edad que se tenga.

Y eso es exactamente de lo que trata el Dossier «Hipertensión: el enemigo silencioso», que puede recibir hoy mismo como regalo extra junto a su suscripción a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar. En este informe encontrará una dieta eficaz contra la hipertensión, los consejos y pautas de vida que debe seguir y los complementos alimenticios (inocuos) que puede tomar.

Si usted tiene alta la tensión, le animo a apuntarse al reto de hacerle frente de forma natural. Y si usted no es hipertenso, seguro que lo es alguien cercano por cuya salud usted se preocupa y a quien puede ayudar.

Haga clic en este enlace para solicitar su Dossier… y dar la bienvenida a una nueva vida.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis