Una mutación genética es la responsable de la pérdida de color de la uva en la variedad ‘Garnacha Blanca’, lo cual potencia el «carácter aromático floral, de fruta blanca y herbáceo que caracteriza a los vinos blancos», según demuestra una tesis doctoral desarrollada en la Universidad de La Rioja.
Ir a la fuente
Author: