El 28 de abril, el día de las elecciones generales supuso una victoria popular. Una movilización del electorado de izquierdas y progresista que, ante el peligro de un gobierno de Casado con la participación de Vox, ofreció una mayoría holgada para formar un gobierno alternativo al de los recortes y el retroceso en libertades. Esta movilización, que va más allá de los partidos políticos, debe estar muy presente en las negociaciones que se han abierto entre el PSOE y Unidas Podemos.
Ir a la fuente
Author: