Tecnología

La palabra TECNOLOGÍA era un término pocas veces utilizado antes de la mitad del siglo XX, ello no significa que la tecnología estuvo ausente durante ese tiempo, lo que sucedía era que no se tenía consciencia de su presencia e importancia; el origen de esta palabra está registrado en la primera mitad del siglo XX tomando como base a dos palabras griegas: téchnē (arte, técnica u oficio. Destreza) y logía (estudio de algo). Quienes hemos nacido el siglo pasado podríamos decir que la tecnología es aquello que se ha inventado después de la fecha de nuestro nacimiento, otros dirían que la tecnología es algo que aún no funciona, en ambas versiones existe un denominador común: la sensación de algo nuevo; pero, ¿es nueva la tecnología? en realidad no, ésta se remonta hasta los inicios de la humanidad.

Una forma de pensar en la tecnología es imaginarnos un mundo sin tecnología, qué sería de nosotros sin cuchillos, sin telas, estaríamos indefensos y nos extinguiríamos rápidamente; nuestros antepasados nómadas recolectores-cazadores ya utilizaban tecnología (primitiva), aun así ésta nos les permitía superar los 40 años, siendo la esperanza de vida de 20 a 30 años, la mortalidad infantil era muy alta, era un mundo sin abuelos, la trasmisión cultural era muy escasa, la principal preocupación era sobrevivir. Un hito fundamental constituye la invención del fuego que sirvió para construir y para destruir, para cocinar los alimentos y para arrasar con la flora y la fauna; hace 50,000 años se inventó el lenguaje y esto permitió a la especie humana dominar el planeta. Gracias a la tecnología hemos transformado el mundo.

La tecnología permite inventar y reinventar, inclusive como humanos estamos inventándonos y reinventándonos; así como hay diversidad en la vida, hay más diversidad en las cosas que hacemos y en las cosas que tenemos, un hogar promedio en la actualidad tiene alrededor de 10,000 objetos, los palacios reales europeos en el siglo XVI -en el mejor de los casos- llegaban a tener 18,000 cosas; pero, los reyes con toda esa riqueza no podían comprar antibióticos, refrigeración o un viaje de miles de kilómetros,hoy en día eso está al alcance hasta del más humilde habitante del planeta; díganme si eso no se llama progreso. ¿La tecnología es buena o mala? La energía nuclear, por ejemplo, es mala si se utiliza en bombas, pero muy buena si se usa para generar electricidad en vez del combustible fósil; podríamos decir que la tecnología no es buena ni mala, sino que es nuestra tarea darle el uso correcto.

La tecnología ha estado, está, y estará siempre presente con la humanidad; hemos logrado cultivar plantas, domesticar animales, nuestras vidas y nuestros cerebros están en permanente evolución, difierenciándonos cada vez más unos de otros, con más opciones, oportunidades, posibilidades y libertades; hemos transitado del campo a la ciudad en busca de un futuro mejor, muchas veces el precio que pagamos por ello es demasiado alto. La tecnología no puede -ni debe- ser diametralmente opuesta a la naturaleza, la tecnología es una extensión de la vida, persigue lo mismo que la vida persigue; asumamos el reto de alinear a la tecnología con esta fuerza mucho mayor que nosotros mismos.

La entrada Tecnología se publicó primero en Expreso.

Ir a la fuente
Author: Editor FM