Spartacus: Sangre y arena. Por la verga de Jupiter!! Que serie!!

Ohhhh HBO oráculo de violencia, sangre y tetas por igual, los dioses salven tus producciones liberales capaces de freirles el cerebro a los mojigatos de la Fox y gracias por  un bombazo como éste.

Tengo muy claro que esta es la serie que todo gafapasta odiará, que todo crítico de cine despojará de sus virtudes y que todo cultureta de medio pelo pondrá a parir. ¿Por qué? Pues porque seguro que no les gustará lo que básicamente te ofrece: sangre y sexo por un tubo.

He tardado solo diez días en ver los 13 episodios de la primera temporada de esta serie que me ha dejado boquiabierto, lo que significa que es adictiva a más no poder. Todo es exagerado en Spartacus: Blood and sand, la sangre es más roja, las tetas y pollas enormes, los músculos anabolizados, diálogos de lo más soeces, los malos muy malos, las escenas de sexo como si de una porno se tratara, etc.

Y todo eso se agradece si nos da una inyección de adrenalina entre tanta televisión aburrida. Todo es estupendo, desde el montaje de los combates hasta la sangre en plan 3D que salpica la cámara. Una serie que no decae en ninguno de sus capítulos, y que acertadamente no se prolonga demasiado en su primera temporada.

Los diálogos son mordaces, las mujeres unas víboras. Eso sí, los amantes de las series históricas que se busquen otra cosa, porque aquí de realidad hay muy poco, solo encontrarán gente guapa, sangre y palabrotas, cosa que para nada la hace mala, sino todo lo contrario.

La violencia y el sexo despiertan los instintos más primarios del hombre a pesar de que estemos en el siglo XXI y que creamos ser muy civilizados.

No se puede negar que ambas cosas levantan pasiones o como mínimo consiguen deleitar los sentidos.

En esta serie vas a encontrar una ración extra de ello: mucha violencia, muchos desnudos y escenas de sexo explícito, muchas escenitas a lo macho-man y muchos diálogos entre gallitos de corral intentando demostrar lo machotes que son.

Así que si no eres de los que te gusta ver en la pantalla sexo y violencia gratuitos, entonces harías bien buscando otra cosa para ver.

“Spartacus: Sangre y arena” desprende un fuerte déjà vu a “Gladiator” y “300” (a estas dos películas sobre todo, pero podría nombrar alguna más) y ojo que esto no lo digo de forma negativa sino todo lo contrario.

La serie tiene una espectacular puesta en escena, acción a raudales, una magnífica fotografía, buenos efectos especiales con una estética propia de los cómics y un buen pulso narrativo que se acelera en los últimos episodios para hacerla más adictiva.

Todo esto hace que el producto sea muy entretenido y que disfrutes de su salvajismo primitivo, hace que seas uno más de la muchedumbre en el Coliseo romano pidiendo con pasión desenfrenada más carnaza, más sangre… te aseguro que con varias escenas te subirá la adrenalina y hasta te levantarás del sillón gritando: «¡Sí!» (un servidor lo flipó como nunca con el combate final del episodio 5).

Quiero hacer también un especial hincapié en que no se cortan ni un pelo en los desnudos y en las escenas de sexo. Normalmente suelo quejarme de las escenas de sexo en la gran pantalla porque son artificiales, porque las cortan en lo mejor o porque se dedican a poner solamente primeros planos de los caretos de los protagonistas… bueno, pues aquí no puedo dar ninguna queja al respecto porque son totalmente diáfanas y da gusto verlas (quien fuera uno de los gladiadores de la serie, vamos).

Los hombres disfrutaremos de lo lindo con la belleza del elenco femenino (Viva Bianca, Lesley-Ann Brandt, Lucy Lawless, Katrina Law y una espectacular Erin Cummings) y que no se preocupen las féminas porque también tendrán lo suyo (vamos que aquí sale en pelotas todo quisqui).

Y para terminar con mi crítica, quiero señalar que se ha criticado mucho a esta serie por su falta de argumento y se ha dicho que no es más que un festín morboso de sexo y violencia sin censura. Pues qué quieres que te diga… de acuerdo que el guión no es ninguna maravilla, pero personalmente opino que no está tan mal (incluso está mejor hilvanado de lo que a priori me esperaba).

¡Hola gafapastas!

No veáis esta serie porque no os va a gustar

PD: No salgáis a la calle joder!!

Patxi Álvarez