Intentar definir la trayectoria de Borja Crespo en unas pocas lineas es prácticamente imposible. Dinamizador cultural, ha estado presente en la actividad del mundo del cómic desde los años 90 en los frentes más variados: Guionista, dibujante, escribe habitualmente sobre cómics en El Correo, determina los contenidos del Salón del Cómic de Getxo…

Mantiene, además, una intensa labor alejada del mundo de las viñetas: director, Dj ocasional, coordinador de todo tipo de eventos… un hombre renacentista que reivindica como nadie la cultura popular sin prejuicios.

Repasamos algunas de las facetas de su caleidoscópica personalidad y hablamos del Apocalipsis Cultural.

– Pregunta: ¿Qué es un gestor cultural?

– Respuesta: Aquel que se dedica a gestionar temas culturales. Creo que son dos palabras, gestión y cultura, que definen bien lo que significa alternar el asesoramiento de un festival de cine con la organización de un salón del cómic, por ejemplo. Hay muchas posibilidades. Por mi parte me muevo generalmente en torno al cómic y el cine. Y siempre que puedo procuro fusionar ambas cosas. También me gusta comisariar exposiciones.

– P.: Recientemente ha acabado el Salón del Cómic de Getxo ¿cuál ha sido el balance de este año?

– R.: Positivo. Se ha mantenido el nivel de público, aunque al haber más espacio, al haber tenido que quitar stands por temas de protección civil, no ha habido grandes agobios de gente y ha podido parecer que había menos público. Se ha notado que faltaban los fans del manga, que entran y no salen en todo el día de la carpa, pero no ha sido grave. En cuanto a las ventas, inevitablemente se ha debido de notar la crisis por lo que me ha comentado algún expositor. Lo importante es que no ha habido un hachazo y la sensación es que puede haber Salón del Cómic de Getxo para rato.

– P.: Llevas 11 años dirigiendo el salón ¿cómo recuerdas los comienzos de éste?, ¿han cambiado mucho las cosas desde entonces?

 R.: No dirijo el Salón. Soy asesor, desde siempre. Este año me he encargado de comisariar algunas exposiciones y de llevar invitados y las charlas del viernes y sábado. Nada más. Me gustaría que quedase esto claro para no dar lugar a equívocos. Y claro que han cambiado las cosas, hay menos presupuesto. Se mantiene el nivel de autores porque el 80% vienen por su cuenta, o con el apoyo de las editoriales, en colaboración con el Salón. En esto sí tengo bastante culpa. Muchos vienen porque me las apaño para juntar a gente a la que le apetece verse, reunirse… Aparte, el Salón tiene buena prensa, afortunadamente, y son muchos los artistas que quieren visitarlo. Este año de fuera estaba sólo Campbell, pero hemos contado con varios Premios Nacionales y figuras con amplia trayectoria internacional como Max, Prado, Canales, Guarnido, Pulido… Ha habido fotos muy míticas de grandes símbolos del cómic de nuestras fronteras. Un lujo.

– P.: Has trabajado en distintos frentes: rodado videoclips, cortos, publicidad, organizado eventos… ¿en qué espacio te encuentras más cómodo?. Has trabajado además con artistas de todas estas disciplinas (música, cine, cómic…) ¿quiénes son más peculiares?

– R.: Me gusta contar historias en general. Para el cómic, soy muy limitado dibujando, me gustaría hacer más cosas, pero no me da tiempo. Algún día acabaré mi proyecto TE HIERO y la línea de CORTOCUENTOS es un proyecto al que tengo mucho cariño y del que estoy muy satisfecho. Dirigir cine me llena mucho también, pero es lo más complicado. Escribir me fascina cada día más. Disfruto mucho con mis textos para EL BUTANO POPULAR. Al final todo es expresarse y comunicar.

Sobre cómo es la fauna y flora del cine y cómic, puedo decir que es prácticamente imposible aburrirte con todos ellos. En el cine hay más cantamañanas. Si en el cómic no sirves, te comes los mocos, pero en el terreno audiovisual puedes vivir del cuento o creer que eres alguien sin haber hecho nada realmente importante. Por eso tengo más cariño al mundillo del cómic. Es más libre y culto. No da dinero, con lo cual no está tan pervertido como el cine, donde hay mucho pijo sin talento.

– P.: En los 90 ya realizabas tus pinitos en los cómics, aunque tu consolidación llegaría hace poco con Cortocuentos, una preciosa recopilación de historias de 4 páginas dibujadas por Chema García. ¿Cómo nace el proyecto?

– R.: Pensamos en alguna idea que aunase la forma de dibujar de Chema y las historias en tebeos de mi cosecha como EL CIELO MAS ALTO o DEVUELVEME mi secreto. Son más intimistas que lo que hacía en los 90, puro underground… CORTOCUENTOS surgió con naturalidad, casi sin querer, con una facilidad pasmosa… No pensamos en ningún momento en un posible público ni en nada. Hicimos lo que nos apetecía hacer y tuvimos la suerte de atraer a una editorial como Astiberri.

– P.: ¿ CORTOCUENTOS es un libro régalo?, ¿Un libro de ilustración y relatos de miedo para niños de todas las edades? ¿cómo lo definirías?

– R.: No todos son de miedo, no todos tienen humor negro… Algunos son cuentos de toda la vida puestos al revés, otros chistes surrealistas, otros un puro juego con el lenguaje… Todos son metáforas sobre el comportamiento humano. Solemos decir que son para niños grandes y niños listos. Muchos padres los leen con sus hijos. CORTOCUENTOS no tiene un público claro, de ahí parte de su encanto y su gran problema a la hora de distribuirse. Es más literatura ilustrada que cómic, quizás… Tiene fans que nos piden más. Lo cual es una buena señal. Disfruto mucho con el concepto.

 P.: Desde el año pasado CORTOCUENTOS tiene una segunda parte. CORTOCUENTOS 2 se diferencia del primero porque en esta ocasión están ilustrando tus textos algunos de los mejores dibujantes de cómic del país ¿por qué este cambio de registro?

– R.: Básicamente porque Chema no podía con todo, estaba muy liado y queríamos sacarlo cuanto antes. Se me ocurrió la idea de invitar a otras firmas potentes, todas aceptaron (¡gracias!), y a Chema se le ocurrió que yo también dibujase algo escrito por él. Combinamos en este segundo libro las dos cosas. El escribe, yo dibujo, ellos dibujan, y viceversa…

 P.: ¿Habrá CORTOCUENTOS 3?

– R.: Ojalá, pero quizás sea algo parecido con otro envoltorio. Tengo varias ideas en la cabeza. Apetece cambiar también.

– P.: Has sido director de diferentes eventos relacionados con el cómic y el cine de terror ¿Cuál ha sido tu favorito? ¿Existe mucha diferencia entre el público de los tebeos y las películas?

– R.: Sólo llevé el FANT de Bilbao tres años y suelo colaborar con la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, pero el resto de eventos en los que he participado, bastantes más cosas, no están relacionadas con el terror directamente, o nada. Por ejemplo, dirigí durante tres años el Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola. A veces es el mismo público, algo que he intentado aprovechar precisamente para dar personalidad a los saraos en los que he estado metido. Y estoy. Con todo lo que he organizado, y en lo que estoy implicado, me lo he pasado bien. No perder la ilusión es esencial y en general estoy satisfecho con todo. Siempre hay cosas mejorables pero la experiencia te permite también analizar mejor las cosas en su contexto. Tengo un bagaje extenso ya…

– P.: Cuando completas tus estudios realizas cortometrajes, actividad que continúas realizando intermitente ¿has pensado alguna vez en rodar una película? ¿crees que sigue teniendo sentido?

– R.: Quiero grabar de una vez por todas GARABATOS, un documental sobre la obsesión por dibujar, el oficio de dibujante, cómo ven la vida los autores de tebeos… Aparte de entrevistas a un buen número de autores indispensables hay piezas de animación y ficción. He intentado levantar tímidamente alguna película, pero es muy difícil hacer algo diferente. Quizás ahora deba plantearme meterme en proyectos sencillos pero originales, en plena era digital. Veremos cómo se suceden los acontecimientos. Disfruté mucho hace poco llevando al teatro un texto de M.A. Martín: SUPERPUSSIES. Llenamos todas las sesiones…

 P.: Existe una generación de autores multidisciplinares que parecen dispuestos a contar sus historias sin importarle el medio en que se haga ¿crees que las redes sociales han dado alas a este tipo de creador? ¿Existe realmente una capacidad de las redes de dar voz a estos autores o es una ilusión?

– R.: Internet permite llegar a más gente, todo es más inmediato, pero también hay mucho ruido y pocas nueces. Habrá que ver cómo evolucionan fenómenos como DIAMOND FLASH de Carlos Vermut, si realmente interesa a la gente este tipo de cine fuera de los circuitos habituales. Un cine que se apoya, sobre todo, en las redes sociales para darse a conocer. Con la llegada del digital, con la democratización definitiva del cine, se hacen muchas cosas, pero también muchas cosas terribles. Hay exceso de obras que no aportan nada nuevo. Hay demasiado conservadurismo, aunque estemos en una época de cambios, desde la perspectiva de las ideas. Y muchos talentos muy válidos de hoy en día hacen televisión más que cine.

– P.: Desde hace tiempo vienes avisando del Apocalipsis cultural que se avecina ¿malos tiempos para la lírica?

– R.: La cultura siempre ha estado mal, pero ahora va peor. Sin vida cultural estamos abocados a la pobreza de espíritu. El que tiene que luchar cada día para sobrevivir no tiene por qué preocuparse por la cultura, pero hay un vacío de la misma en supuestos templos del saber como la universidad y el gusto popular tiende a ser cada día más homogéneo y aburrido. La gente pierde inquietud, no le interesa nada. Salvo lo que le entra por los ojos desde los grandes medios de comunicación. Es un síntoma de nuestro tiempo que hace pensar que cada vez todo va a ser más insípido, menos original, más políticamente correcto, menos sorprendente y más coñazo. Me preocupa sobre todo que hay cosas que me gustan que están cayendo mientras algunos individuos lo aplauden. Me repugna la ausencia de criterio, la manipulación de la cosas y la falta de ironía y sentido del humor en todo lo que está pasando a nuestro alrededor.

– P.: La Alhondiga anuncia el cierre de su beca dedicado al cómic ¿cómo analizas el cambio de orientación del centro?

 R.: Lo mejor es que te pases por mi blog, ahí lo he dicho todo con un texto muy sentido: http://www.infraser.com/weblog/2012/11/29/3997/

– P.: En la Alhondiga existe el ciclo de tertulias «Aurrez aurre», en el que cada mes conocemos cara a cara a los diferentes autores. El 13 de diciembre estarás con los creadores de TRISTÍSIMA CENIZA, Iñaket y Mikel Begoña, que hablarán de su nuevo trabajo, EL PICO DE LOS CUERVOS. ¿Continuarán las charlas en 2013?

– R.: No, desaparecen también. Quizás haya algo puntual, en ese sentido hay puertas abiertas, pero pierde su periodicidad mensual. Junto a la beca han caído el taller de cómic y más actividades en torno al medio, parece que no gusta, no interesa, de repente, así que a ver qué pasa… Una pena, porque charlas como la de Paco Roca han tenido un llenazo reseñable. Una pena que no hayan quedado grabadas. La charla con Mikel e Iñaket va a ser muy especial, por su trabajo, por ser la última y por el momento actual que estamos viviendo culturalmente hablando la gente del cómic.

P.: ¿Crees que existe un público para este tipo de actividades? También has participado en Clubs de lectura de cómic ¿cuál es la receta para reactivar estos formatos?

R.: Claro que hay público, de lo contrario lanzaríamos la toalla. No siempre es masivo, pero podemos presumir de tener una minoría de público muy fiel, hay muchos aficionados que no se pierden ni una sola actividad dedicada a su pasión favorita. En La Alhóndiga, sin ir más lejos, hemos tenido una media de 30 personas por sesión, asistencia más que duplicada con Roca, o más… Un buen número viendo la capacidad de convocatoria de los actos culturales a día de hoy. Y han sido charlas muy sugestivas e interesantes, una pena que no estén grabadas y colgadas en la red, como he antepuesto. Pero está claro, también, que hay que dar vueltas a algunos formatos, hay que buscar ideas nuevas apara atraer a personal. Nuevos modelos, nuevas visiones… En ello estamos.

– P.: En esta época de recortes ¿cómo le explicas al ciudadano medio, que tiene familiares y amigos que están perdiendo sus puestos de trab Rajo, la necesidad de mantener la apuesta cultural?

-R.: El gasto en cultura es muy pequeño. Incluso las subvenciones al cine son irrisorias al lado de otras partidas. Subvencionamos bancos que desahucian a gente. Se subvenciones coches, religiones… ¿Y la cultura no? También genera beneficios y riqueza, económica, no sólo espiritual. El que no lo entienda es porque no lo quiere entender. He decidido hace tiempo no intentar convencer al que no quiere escuchar. Los países que defienden su cultura están por delante de nosotros, por algo será. Como ya he dicho antes, entiendo a esa persona sin trabajo, desesperada, que no tiene por qué pensar en ir al cine o comprarse un libro. Lógicamente es lo último que se le pasa por la cabeza. Pero hay mucha gente, demasiada, que no presta atención a nada, se la sopla todo, y presume de lista cuando no sabe absolutamente nada de la vida y el arte. Es el cáncer de nuestra civilización.

– P.: ¿Un tebeo para regalar estas navidades?

– R.: Sin duda CORTOCUENTOS, cualquier obra de los autores programados en Aurrez Aurre de La Alhódiga este año y las recomendaciones que hago desde las páginas de EL CORREO.

– P.: ¿Proyectos?

– R.: Rodar GARABATOS, ya lo he comentado, seguir con mis labores habituales y poder levantar alguno de los muchos proyectos que tengo entre manos, de los que prefiero no hablar, porque, más que nunca, se pueden gafar. Así andamos.

– P.: ¿Cómo te ves dentro de 10 años?

-R: Con menos pelo y más cansado, aunque espero mantener la energía e hiperactividad. Y que el Apocalipsis cultural sea una broma.

Para conocer mejor a Borja Crespo, se puede seguir su blog www.infraser.com y en http://guiadelcomic.es/entrevistas/por-borja-crespo.htm podemos leer algunas de las entrevistas que ha realizado a los más relevantes autores del cómic.

Infame&Co

Publicado inicialmente el Martes, 04 Diciembre 2012 11:31