#SemáforoEconómico: El impacto de la reducción de la tasa de interés de Banxico

Banco de México

En la reunión del pasado 15 de agosto, la Junta de Gobierno de Banco de México decidió disminuir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria, a un nivel de 8.00%.

La decisión se tomó por mayoría de votos, con uno de los 5 miembros de la Junta votando por mantener la tasa en 8.25%. En la reunión anterior, el 27 de junio de este año, el Subgobernador Gerardo Esquivel había votado por reducir la tasa. La reducción de tasas fue la primera desde junio de 2014, cuando se redujo en 50 puntos base, a un nivel de 3.00%.

Para el Banco de México, la meta principal es asegurar la estabilidad de la inflación, buscando que se mantenga en un nivel de 3% (+/-1%) anual. Así, las decisiones de política monetaria que Banxico toma van encaminadas a mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional. Dado que el banco central no tiene control directo sobre los precios, utiliza la Tasa de Interés Interbancaria para influir sobre las tasas usadas por los bancos y sobre el crecimiento del crédito bancario en la economía mexicana. 

La tasa de interés de Banxico funciona entonces como tasa de referencia para las instituciones financieras del país, y tiene un impacto directo sobre las tasas de interés que las personas y las empresas pagan por los créditos que solicitan. Con mayores tasas, el ahorro se vuelve más atractivo, y el consumo de las familias se contrae; además, las empresas deciden adquirir menos equipo e iniciar menos proyectos de inversión, debido a que contratar créditos resulta más caro. Ante un menor consumo de familias y de empresas, la inflación empieza a descender.

La decisión actual de reducir la tasa de interés a 8.00% se da en un entorno en el que la inflación se ha moderado y ha regresado al rango establecido como meta; en julio, la inflación fue 3.78%, continuando la tendencia a la baja que ha mostrado recientemente. La reducción reciente en la inflación se ha dado principalmente por el componente no subyacente, que engloba los precios de los bienes más volátiles como los combustibles y los bienes agropecuarios. La última vez que la tasa de interés de Banxico redujo su nivel, la inflación general era de alrededor de 3.5%.

Aunque la inflación general ha ido a la baja, la inflación subyacente, que excluye los precios de los bienes volátiles, se ha mostrado persistente en los últimos meses, lo cual la Junta de Gobierno de Banxico señaló como un riesgo que podría presionar a la inflación al alza. Otros riesgos al alza señalados para la inflación en los próximos meses fueron las amenazas por parte de Estados Unidos de imponer aranceles a los productos mexicanos, y las medidas compensatorias que se podrían imponer como respuesta, así como la posibilidad de que la moneda nacional se deprecie, por factores externos o internos.

La decisión de Banxico de disminuir la tasa de interés va en línea con las políticas recientes de varios bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos, que recientemente bajó su tasa de interés de un rango de 2.25% – 2.50% a uno de 2.00% – 2.25%. Los bancos centrales de India, Tailandia y Nueva Zelanda están entre otros organismos que han reducido sus tasas.

En años recientes, los recortes a la tasa de interés de referencia se han dado en entornos de crecimiento económico moderado. En junio de 2014, cuando se realizó el recorte pasado, la última tasa de crecimiento reportada había sido de 1.5% anual en el 1º trimestre del año, el cuarto mes consecutivo con una tasa menor al 2% anual. En octubre de 2013, el recorte anterior, la economía había crecido 1.1% en el 2º trimestre del año. En el 1º trimestre de 2019, el crecimiento económico ha sido más bajo, con una tasa anual de 0.1%, y la información oportuna del INEGI señala que la economía ha crecido 0.4% en el 2º trimestre.

En el contexto actual, la reducción de la tasa de interés podría brindar un estímulo para la economía, haciendo que los proyectos de inversión se vuelvan más atractivos y tanto familias como empresas estén en posición de consumir más. 

Sin embargo, en el comunicado del anuncio monetario, la Junta de Gobierno hizo énfasis en la desaceleración económica observada tanto a nivel global como nacional, así como en el entorno de incertidumbre al que se enfrenta la economía mexicana, concluyendo que el país se enfrenta a riesgos que podrían inhibir el crecimiento económico en el corto plazo.

Los miembros de la Junta recomendaron la adopción de medidas que generen confianza y certidumbre para la inversión en México, y aconsejaron atender el deterioro de las calificaciones crediticias de Pemex y de la deuda soberana; además, agregaron que es fundamental cumplir las metas fiscales para 2019, y presentar un Paquete Económico 2020 que genere confianza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ir a la fuente
Author: Redacción Animal Político