MARÍA MÁRQUEZ

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez inicia este martes una segunda ronda de contactos. Esta vez es el turno de Pablo Iglesias y Albert Rivera, a las 11.00 y a las 17.00 horas respectivamente. La primera reunión con Casado deja claro que Sánchez le considera el líder de la oposición y, al mismo tiempo, le da un puntapié a Iglesias.

Las elecciones generales le dieron la victoria al PSOE, aunque los resultados le obligan a buscar apoyos. Aunque las negociaciones para sacar adelante la investidura no se acelerarán hasta pasadas las elecciones municipales y autonómicas que se celebran el próximo 26 de mayo, la idea de Sánchez es poder formar el nuevo gabinete sobre el 20 de junio.

Tras la reunión, Casado se erigió como líder de la oposición. Que Sánchez le haya convocado primero ha hecho que el líder del PP vuelva a coger aire: «Creo que vamos a una legislatura con un Gobierno débil y con un PP en la oposición fuerte, firme, pero responsable».

En cuando a posibles pactos, Casado ha dicho que no van a facilitar la investidura, pero no pondrán objeciones a que otros partidos (refiriéndose a Ciudadanos) sí apoyen a Sánchez. Por otro lado, la mayor petición que le ha hecho Casado a Sánchez es que no se apoye en los independentistas, en una cita en la que mayoritariamente se ha hablado de Cataluña.

Rivera quiere liderar la oposición

Tras Casado, llega Rivera. Sánchez recibirá a las 11.00 horas en La Moncloa al presidente de Ciudadanos, que también quiere erigirse como líder de la oposición, después de los buenos resultados obtenidos en las elecciones y aprovechando el batacazo del PP.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, trasladará este martes al presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que su intención en esta legislatura es «liderar la oposición con firmeza, representando a los españoles constitucionalistas«.

«Ni se nos pasa por la cabeza dar alas a un Gobierno, que ya está hecho, de Sánchez con los populistas y apoyado por los nacionalistas», ha declarado Inés Arrimadas, portavoz de la Ejecutiva de Cs, en cuanto a la investidura.

Iglesias, en último lugar

Y a las 17.00 horas, en último lugar, Sánchez mantendrá un encuentro con el secretario de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Este gesto no ha gustado nada al líder de la formación morada. Pero según los socialistas, las reuniones no son para la investidura, sino para tratar pactos de Estado.

No obstante, Iglesias se esfuerza en reivindicar el puesto que cree que le corresponde, el de principal socio del Gobierno. Este martes volverá a decirle a Sánchez, tal y como adelantaba este lunes en el Consejo Ciudadano Estatal, que le tiende la mano a un gobierno conjunto «estable y progresista».

Eso sí, para ello piden un gobierno de coalición proporcional a los escaños que tiene cada uno. Iglesias acude a la reunión sabiendo que todos tendrán que ceder, dejado de lado las «líneas rojas, los ultimátums o las arrogancias».

Sánchez ha excluido a Vox y ERC de estas reuniones. Santiago Abascal ha aprovechado la ocasión para arremeter contra el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, por «usurpar» las funciones del Rey con su ronda de contactos.

Las posturas de los principales líderes de la oposición parece que están bastante claras. Los socialistas, por su parte, siguen empeñados en intentar gobernar en solitario.

Ir a la fuente
Author: MARÍA MÁRQUEZ