Santander vuelve a reducir la deuda por habitante

El Ayuntamiento de Santander ha vuelto a reducir la deuda media por habitante, que a cierre de 2015 se situó en 505 euros por ciudadano, lo que coloca a la ciudad un 41 por ciento por debajo de la media de las capitales de provincia españolas, que asciende a 858 euros.

La concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, ha destacado que en el último año el Consistorio santanderino ha rebajado una vez más sus niveles de endeudamiento, tanto en términos globales como por habitante.

Así, según los últimos datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el endeudamiento municipal disminuyó un 18 % en 2015, mientras que la deuda por habitante se redujo un 17,15 %.

“Santander se sitúa hoy muy por debajo de la media del conjunto de capitales de provincia y a notable distancia con respecto a ayuntamientos como los de Huelva, Madrid, Zaragoza o Cádiz que triplican la deuda por habitante de nuestra ciudad”, ha indicado la edil.

En opinión de González Pescador, los datos demuestran una vez más que el Ayuntamiento de Santander “es una de las administraciones municipales que está trabajando con más rigor para la reducción de la deuda” y constatan que los esfuerzos están dando resultados.

Además, ha señalado que todo esto se ha conseguido manteniendo al mismo tiempo la calidad de los servicios ofrecidos a los ciudadanos, impulsando la inversión productiva, aumentando las prestaciones sociales y ampliando las bonificaciones a las familias.

La concejala de Economía y Hacienda ha subrayado que desde enero de 2007 el Ayuntamiento de Santander ha rebajado un 32 % su endeudamiento con entidades financieras y un 26 % la deuda viva, que incluye también los pagos aplazados.

De esta forma, el nivel de endeudamiento se sitúa ahora en el 62,1 por ciento, el “mínimo histórico”, y 48 puntos por debajo del ratio permitido, que está establecido en el 110 % de los ingresos corrientes.

La responsable municipal de Economía ha afirmado que “el compromiso del equipo de gobierno municipal es continuar avanzando en esta línea” para conseguir que en el año 2019 la ratio de deuda sea inferior al 50 por ciento, “lo que permitirá aumentar también la capacidad de afrontar nuevas inversiones en la ciudad”.

Para González Pescador, las cifras “ponen de manifiesto la complejidad del trabajo realizado, en plena crisis económica, para rebajar la deuda y, todo ello, sin merma alguna en los servicios y prestaciones a los ciudadanos”.

Según dice, esto ha sido posible “gracias a una política de austeridad y control en el gasto y a una gestión económica que ha permitido conciliar la reducción de la deuda con el sostenimiento de actuaciones inversoras y con el refuerzo de las políticas sociales para proteger y afianzar el estado de bienestar”.

“Y al mismo tiempo se ha desarrollado una política fiscal basada en bajadas de impuestos y tasas, implantación de nuevas bonificaciones y ampliación de las existentes, y creación de incentivos para favorecer la actividad económica y empresarial”, ha concluido González Pescador