Sánchez se lanza a por el voto de los jubilados y promete reformar la Constitución para blindar las pensiones

CLARA PINAR

  • «Los viernes sociales van a implicar un esfuerzo presupuestario, pero mucho menos que las autopistas rescatadas», dice en un acto en Leganés.
  • Insiste en que el PP quiere bajar las pensiones y recortar el salario mínimo.
  • En un centro de mayores, compara a Vox con la Fuerza Nueva de Blas Piñar.

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha subido este lunes su apuesta en pensiones y ha prometido para la próxima legislatura una reforma de la Constitución para «blindarlas», de manera que se garantice que seguirán siendo públicas, que se revaloricen con el IPC y también que «se sostengan financieramente».

Sánchez ha detallado el formato legal, una reforma constitucional, de su promesa electoral de revalorizar por ley las pensiones ante pensionistas en una ciudad trabajadora de las afueras de Madrid, el escenario ideal para hacer valer la revalorización de las pensiones en 2019 y detallar su promesa de vincularlas por ley al IPC y eliminar el factor de sostenibilidad que introdujo Mariano Rajoy y que provoca que, como mucho, suban un 0,25% al año.

Con  su reforma constitucional ha querido también marcar distancia con los planes que el PSOE insiste en atribuir al PP. El presidente del Gobierno ha vuelto a referirse a Daniel Lacalle, el gurú economico del líder del PP, Pablo Casado, para alertar de que los populares quieren recortar las pensiones, a pesar de que el propio Lacalle y el PP lo han descartado. De la misma manera, ha atacado a Casado aludiendo a sus declaraciones de la semana pasada sobre el salario mínimo, asegurando que «quiere subir el salario mínimo a 850 euros cuando está a 900«.

Sánchez  ha sacado pecho de que en sus diez meses de Gobierno «hemos subido las pensiones de viudedad» y ha prometido culminar en los próximos cuatro años otras dos medidas que murieron con los malogrados Presupuestos para 2019: eliminar el copago farmacéutico «para los jubilados con las pensiones más bajas» y aumentar un 50% la aportación del Estado central al Sistema Nacional de Dependencia, una contribución que «el Gobierno del PP redujo muchísimo».

«Hay comunidades autónomas, gobernadas por el PSOE, que han intentado cubrir esos recortes con el aporte autonómico y lo que planteamos es aumentar la aportación», ha indicado Sánchez en la primera semana de una campaña electoral, para el 28-A, que mira también mucho a la que empezará después, para las elecciones autonómicas y municipales del 26-M.

Las personas mayores son unos de los tres colectivos, junto con los jóvenes y las mujeres, a las que el PSOE está dirigiendo especialmente esta campaña electoral. Ante ellos, Sánchez ha sacado pecho este lunes de sus «viernes sociales» que, si bien ha admitido que aumentan el gasto, los ha defendido como «redistribución de la riqueza». «Pensando en alto, los viernes sociales van a implicar un esfuerzo presupuestario, sí, pero van a costar mucho menos que las autopistas rescatadas», ha dicho.

Hijos y nietos

Argumentos como la subida de las pensiones o de las ayudas a la dependencia no son los únicos que ha reservado Sánchez para los votantes más mayores, a quienes ha pedido el voto para poder poner en marcha medidas económicas y laborales dirigidas a sus hijos y a sus nietos.

«Muchos estáis echando la mano a vuestras familias», les ha dicho antes de desgranar medidas para acabar con la precariedad de los sueldos o con mejorar el mercado de trabajo para que los jóvenes no tengan que emigrar. En concreto, ha recordado medidas convalidadas en decretos-ley como la de obligar a registrar las horas extraordinarias para que se paguen y devolver la cotización a la seguridad social a las personas, principalmente mujeres, que dejan de trabajar para cuidar a familiares dependientes.

Sánchez, que a su llegada al centro municipal de mayores de Leganés ha sido abucheado por miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que le han recordado que «aquí se desahucia», se ha referido también al decreto de vivienda, que «controla los precios», a pesar de que no ataja la subida de los nuevos contratos de alquiler.

Blas Piñar

Además de concretar su propuesta para blindar las pensiones, el PSOE considera que, en el actual tono de la campaña, con la «ultraderecha» creciendo, las personas mayores sí que saben qué es un gobierno de la extrema derecha. Ante elloos Sánchez ha afirmado que la situación actual le recuerda «al principio de la democracia, cuando había muchos partidos», algunos de ellos parecidos entonces a lo que hay hoy. «Hay algunos que van de nuevos, los de la ultraderecha, y yo digo qué tienen de nuevo, si siempre han existido».

«Teníamos a Blas Piñar ya Fuerza Nueva, luego se unieron al PP y ahora quieren su partido«, ha dicho Sánchez, que no ha citado a Vox pero sí ha reiterado su advertencia de que «no hay tres derechas, hay un bloque que tiene tres siglas y si suman el 28-A se van a poner de acuerdo».

Ir a la fuente
Author: CLARA PINAR