Salvar o morir: Tipico drama de superacion. Si te gustan las historias humanas y de superación, esta es tu película. Si te gusta llorar, te gustará. Salvar o morir nos relata como la carrera y la vida de un prometedor bombero recién ascendido a liderar un pelotón, se truncan al priorizar por encima de su propia seguridad la de salvar a algunos de sus hombres que han quedado atrapados en el fuego. Su acción heroica le comportará graves quemaduras y estar varios meses en coma. Cuando despierta, ya nada será lo mismo. Deberá aprender a reconstruir su vida, al tiempo que se reconstruye su rostro.
https://youtu.be/5eiADug86Ko

El argumento bien podría ser el de un serial televisivo de media tarde. Por suerte, Frédéric Tellier, evita casi siempre caer en el folletín y se centra en los aspectos más psicológicos de las secuelas producidas por el accidente. Para él, como la víctima física del accidente, pero también para su mujer y sus hijas, como víctimas colaterales que deberán lidiar igualmente con tan complicada situación.

Para darle la credibilidad necesaria, se sirve de dos intérpretes estupendos como son Pierre Niney (Frantz, Jacques) y Anaïs Demoustier (Los consejos de Alice, Gloria Mundi), por la que reconozco siento debilidad. Hay una buena química entre ambos y sus secuencias juntos rezuman verdad.

Salvar o morir tiene una primera media hora a modo de introducción. En ella se aprovecha para presentarnos a sus personajes y, de paso, completar un pequeño homenaje al cuerpo de bomberos y la gran labor ciudadana que desempeñan. Por momentos, casi parece un comercial publicitario para mostrar sus virtudes. Después, llega el giro dramático que mueve la historia hacia el drama hospitalario.

En ese tramo central, hay de todo. Encontraremos momentos verdaderamente emotivos que nos harán soltar la lagrimita. Hay otros que desconciertan un poco por las acciones de los personajes (algunas discusiones absurdas, la innecesaria secuencia en la que obliga a su mujer a desnudarse, etc).

Se pone en relieve la capacidad de superación humana, tanto física como mental, para vencer las mayores adversidades que nos plantea la vida. En ese fragmento destaca la presencia de la actriz Chloé Stéfani, sus escenas elevan el interés dramático. Toda la parte final busca ofrecer un mensaje optimista y no caer en el melodrama más amargo. Encuentra una manera de hacerlo bastante aceptable, sin buscar que nos acabemos la caja de kleenex, lo que se agradece.

Salvar o morir es un melodrama bastante correcto sobre la superación del ser humano. Asistiremos al proceso de reconstrucción de la vida de un hombre, al tiempo que se reconstruye su rostro y su cuerpo. Será un aprendizaje vital que pondrá en valor las cosas que importan. El film está dirigido por con sensibilidad por Frédéric Tellier, sin caer del todo en el melodrama telenovelesco, aunque su pulso narrativo es irregular y sufre algunas arritmias durante el desarrollo.

La película se beneficia de unas buenas interpretaciones, destacando el trabajo de la pareja protagonista formada por Pierre Niney y Anaïs Demoustier. Sus miradas otorgan la credibilidad necesaria a las imágenes. Si te gustan los dramas humanos y sacar el pañuelo en el cine, tienes una buena opción con esta película francesa.