Cotillo, en el municipio de Anievas es uno de los muchos lugares que desprenden magia y misterio en Cantabria Infinita