Revilla y Buruaga se tienden la mano para colaborar en “los temas importantes” para Cantabria en la rueda de encuentros que el Presidente mantiene en estos días.

El presidente y la líder del PP muestran su disposición al entendimiento en la defensa de las reivindicaciones al Estado y el bitrasvase del Ebro

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, se han tendido hoy mutuamente la mano para colaborar en la defensa de “los temas importantes” para Cantabria, como las obras de infraestructura comprometidas por el Estado, la autorización del bitrasvase del Ebro o la aprobación del Plan Regional de Ordenación del Territorio y la nueva Ley del Suelo.

Así lo han dado a conocer ambos al término de la reunión que esta mañana han mantenido en la sede del Gobierno, con la que Revilla ha iniciado la ronda de encuentros comprometidos con los grupos de la oposición durante el debate de investidura.

El presidente ha explicado que en este momento no existen “líneas rojas” en su relación con el Partido Popular de Cantabria y ha reafirmado su voluntad de colaboración en los temas de trascendencia para la Comunidad Autónoma, entre los que ha mencionado los compromisos asumidos por el presidente en funciones, Pedro Sánchez, para impulsar las conexiones ferroviarias con Madrid y Bilbao y pagar en los próximos 4 años los 121 millones de euros pendientes por la reconstrucción de Valdecilla.

La normativa urbanística, el polígono de La Pasiega, sobre el que el PP “está de acuerdo que es una cuestión estratégica”, el futuro MUPAC, los presupuestos autonómicos o el bitrasvase del Ebro también han sido mencionados por Revilla como posibles temas de consenso.

“Estos son temas gordísimos y es importante que estemos todos los partidos juntos, no solamente el Gobierno”, ha precisado.

El presidente se ha mostrado además receptivo ante varias propuestas que le ha planteado Sáenz de Buruaga en materia de política económica, social, renta básica, atención a la dependencia y lucha contra la despoblación.

Por su parte, la presidente del PP ha asegurado que es obligación de ambos dirigentes encontrar los “puntos de encuentro” en beneficio de los intereses de Cantabria y, por ello, se ha comprometido a “apoyar y acompañar al Gobierno” en los grandes asuntos prioritarios.

En este sentido, ha ofrecido al presidente una oposición “exigente, constructiva y leal a Cantabria y sus intereses”, al tiempo que una defensa de sus planteamientos, “exigiendo resultados y criticando lo que no funcione”.

Sáenz de Buruaga ha destacado que esta reunión celebrada a iniciativa de Revilla es la expresión de la “normalidad democrática” y ha confiado en que se repita, fruto de unas “relaciones personales y políticas recuperadas y normalizadas”.

La dirigente popular ha mantenido hoy una primera reunión institucional con el presidente de la comunidad autónoma, que ha calificado de cordial, fructífera y constructiva y una expresión de normalidad democrática que, en su opinión, debería ser más frecuente puesto que buscar puntos de encuentro en beneficio de Cantabria es una obligación del Gobierno y del principal partido de la oposición.

Buruaga ha trasladado al presidente que en esta legislatura va a encontrar en su formación una oposición exigente, leal y constructiva, lo que significa que el Partido Popular va a defender sus propuestas y su programa de centro derecha y a estar del lado del Gobierno y del presidente apoyando en todos los grandes asuntos de región, pero también exigirá resultados y denunciará todo lo que no funcione sin recurrir nunca ni al insulto ni a la descalificación personal.

La presidente del PP ha puesto encima de la mesa las medidas para las personas que va a defender a corto plazo su partido porque son las más urgentes.

Así, ha pedido al presidente una bajada de impuestos para dejar más dinero en el bolsillo de las familias y los emprendedores y estimular el ahorro y el consumo y la inversión privada; un plan de empleo autónomo para que ejercer por cuenta propia y mantenerse en la comunidad sea menos difícil y que se revisen las políticas activas de empleo y se pongan en marcha políticas específicas para los parados mayores de 45 años, que son la mitad de los desempleados de la comunidad y serán los jubilados pobres de mañana.

Además, ha reclamado un plan integral de conciliación que ayude a que la mujer no tenga que elegir entre trabajar y ser madre y un plan de apoyo a los jóvenes para que no tengan que abandonar su tierra por falta de oportunidades.

La presidenta del PP ha traslado a Revilla la necesidad de hacer frente ya al reto demográfico con un plan integral y coordinado con el resto de administraciones.

También le ha dicho que es necesario fortalecer los servicios públicos, muy especialmente la sanidad, que acumula una deuda de 200 millones y tiene un grave déficit de profesionales, y la dependencia, puesto que hay cientos de personas que no están siendo en este momento atendidas.

UN GRAN CONSENSO SOBRE LOS GRANDES ASUNTOS DE REGIÓN

Al mismo tiempo, ha ofrecido a Revilla un gran consenso en todos los grandes asuntos de región que requieren de negociación y de reivindicación ante el Estado. “Soy de las que defiende que una postura común nos hace siempre mucho más fuertes”, ha dicho.

Según ha explicado Buruaga, el Partido Popular estará del lado del Gobierno para defender un modelo de financiación autonómica que dé a Cantabria lo que le corresponde, mantenga a la comunidad a la cabeza del ranking en financiación por habitante, la dote de financiación suficiente para cubrir el coste efectivo de los servicios y  atienda las peculiaridades de la región: dispersión, orografía y envejecimiento.

También apoyará y ayudará a defender y a reivindicar ante el Estado  las infraestructuras pendientes, principalmente el AVE a Reinosa y el tren con Bilbao.

La presidenta ha coincidido con Revilla en la necesidad de fortalecer y potenciar el tejido industrial, pero también ha defendido que el primer mandamiento de la política industrial debe ser mantener lo que tenemos. Por eso, le ha ofrecido el apoyo del Partido Popular para  afrontar ya la transición energética del sector industrial.