El médico director de la Unidad de Tabaquismo del SCS, Fernando Martín, advierte de un repunte del consumo de tabaco en los jóvenes cántabros

Las cifras de las muertes causadas por tabaquismo son alarmantes (56.000 al año en España) y la información de los efectos que produce fumar más que suficiente pero el consumo de tabaco no solo no desciende, sino que ha aumentado en los últimos meses entre los jóvenes cántabros.

Según el doctor Fernando Martín, director de la Unidad de Tabaquismo del SCS, hablamos de “una adicción difícil de controlar que solo supera, tras un año de tratamiento, el 37 por ciento de los pacientes que llegan a este servicio derivados de todos los hospitales y Centros de Salud de Cantabria por prescripción de su médico porque deben dejar de fumar al sufrir patologías que empeoran con el consumo de tabaco”.

Es decir, son personas que acuden a la Unidad de Deshabituación Tabáquica (UDESTA) porque necesitan dejar de fumar, por lo que sorprende que solo el 37 por ciento de estos pacientes lo consiga.

El Colegio de Médicos ha elegido a un experto en tabaquismo en el Día Mundial sin tabaco y salud pulmonar para que analice la realidad de esta adicción en Cantabria y destaca que “hay que intentar dejarlo con ayuda de médicos, enfermeras, dentistas o farmacéuticos, porque todos los colectivos estamos trabajando en común, pero no hay que acudir a falsas terapias porque no sirven para nada, hay que pedir ayuda a profesionales sanitarios”.

El doctor Martín  también  resalta que “en Cantabria ha bajado la prevalencia de tabaquismo y  que  estamos  por debajo de la media nacional,  y hace unos meses estábamos a la par”,  pero insiste en que las cifras siguen siendo muy preocupantes porque  “un 33,9 por ciento de los cántabros fuman a diario,  dos puntos menos del porcentaje registrado hace dos años, y  se ha estrechado mucho  la diferencia entre hombre y mujeres, solo un punto más porcentual registran  los hombres pero si hablamos de  los jóvenes, fuman casi un nueve por ciento, y en los últimos meses se ha registrado más consumo de tabaco en estas edades tempranas por lo que hay que dar un paso más en la prevención, con medidas como aumentar el precio de tabaco o prohibir su consumo en  coches y en espacios deportivos porque está demostrado que estas medidas funcionan: la Ley Antitabaco en los locales hosteleros consiguió bajar las alergias un 14 por ciento y los ingresos por infarto en siete por ciento por lo que es clara la relación entre la prohibición de fumar y la disminución de patologías”.

Otra cifra que destaca Fernando Martín es que “uno de cada dos fumadores van a morir por el efecto del tabaco y dos terceras partes de las muertes por cáncer de pulmón son debidas al tabaco”.

La UDESTA nació en junio de 2006 y ha tratado desde entonces 9.119 pacientes derivados de toda Cantabria que hacen una terapia farmacológica y congnitiva-conductual compuesta por dos sesiones de preparación y cinco de mantenimiento con medicación en las primeras, valoración del paciente y aplicación de los fármacos más idóneos.

El alta definitiva se da al año del comienzo del tratamiento con un control y seguimiento telefónico pero, según el doctor Martín, que trabaja junto a la psicóloga María Ángeles García, “no es nada fácil dejar de fumar porque es una dependencia dura en la que uno de cada tres dependientes lo deja, otro  acaba cayendo de nuevo y otro ni se plantea dejarlo, tanto es así que los pacientes con más adicciones dicen que es más fácil dejar otras  drogas que el tabaco”.