Reformas en los Campos de Sport. El Grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha instado hoy a la alcaldesa de Santander, Gema Igual, a acometer de manera urgente reformas “necesarias y urgentes” en los Campos de Sport de El Sardinero que presentan “serias deficiencias” que se ponen de manifiesto especialmente en los días de lluvia.

Así, el concejal regionalista Vicente Nieto considera que la instalación, de titularidad municipal, “sufre un estado de abandono, de falta de mantenimiento y de degradación” a la que hay que “poner freno urgentemente”.

“Los vomitorios de las preferencias sufren inundaciones periódicas, algunos baños están insalubres e incluso sin agua corriente, hay filtraciones por la techumbre que impide que numerosos abonados quedan ocupar sus asientos por las goteras, que también son abundantes en las cabinas de prensa”, ha enumerado Nieto. El edil ha apuntado también a la falta de cubierta en el perfilado que separa los dos niveles de grada, una obra que, sostiene, tenía que haberse realizado junto a los arreglos realizados el año pasado, y que facilita la entrada de agua en los vomitorios de las tribunas.

En su opinión, “es hora” de que el Ayuntamiento “atienda esta instalación, que es de todos los santanderinos” y solucione los problemas en un estadio “que es público, que es de todos”.

Además, considera que el Ayuntamiento ha de “poner remedio ya” al caos circulatorio que se produce con cada partido. En este punto, considera que la solución “es fácil”, y basta con facilitar una salida del aparcamiento por su parte norte, aprovechando el carril habilitado por el Metro-TUS.

La verdad sobre el convenio

Por otra parte, el regionalista ha instado a la alcaldesa a aclarar a los santanderinos “la verdad sobre en qué punto se encuentra el convenio” de colaboración entre el Ayuntamiento y el Real Racing Club para regular el uso de los Campos de Sport.

En este sentido, ha recordado que el concejal de Deportes, Juan Domínguez, aseguró en abril del año pasado que se estaba “ultimando”. “Ha pasado más de año y medio y seguimos sin noticias”, ha lamentado el regionalista, para quien resulta “incomprensible” que a día de hoy, treinta años después de su inauguración, no exista todavía un acuerdo entre las partes que “aclare y normalice los derechos y obligaciones de cada parte”.