Al poco tiempo de perder a su esposa Rebeca, el aristócrata inglés Maxim De Winter conoce en Montecarlo a una joven humilde, dama de compañía de una señora americana. De Winter y la joven se casan y se van a vivir a Inglaterra, a la mansión de Manderley, residencia habitual de Maxim. La nueva señora De Winter se da cuenta muy pronto de que todo allí está impregnado del recuerdo de Rebeca.

Max confiesa a su esposa que él no amaba a Rebeca y que esta murió accidentalmente. Asustado, la embarcó en el balandro y abrió las espitas para que se hundiera. En un primer momento, las sospechas de asesinato recaen sobre él. Sin embargo, la investigación revela que Rebeca padecía una enfermedad incurable, por lo que se supone que se suicidó. Superado el recuerdo de la difunta, la pareja se dispone a vivir felizmente, pero antes de eso presencian como la señora Danvers prende fuego a Manderley hasta la completa destrucción tanto de la mansión como de la enajenada ama de llaves.

Mientras que en la novela la narradora relata toda la acción desde un presente feliz que el lector conoce, en la película desaparece después de ese comienzo, el espectador ignora el desenlace y el argumento toma la forma retrospectiva.

FICHA TECNICA

Título: REBECA (Rebecca)
Duración: 130 min (EE.UU. 1940)
Director: Alfred Hitchcock
Guión: Robert E. Sherwood, Joan Harrison (Novela: Daphne Du Maurier)
Música: Franz Waxman
Fotografía: George Barnes (B&W)
Reparto: Laurence Olivier, Joan Fontaine, George Sanders, Judith Anderson, Nigel Bruce, Reginald Denny, C. Aubrey Smith, Gladys Cooper
Producción: Selznick International Pictures
Premios:  

1940: 2 Oscars: Mejor película, fotografía. 11 nominaciones

1940: Círculo de Críticos de Nueva York: Nominada a mejor actriz (Joan Fontaine)

 

ALGUNAS OPINIONES

  • “Un prodigio de tensión narrativa y una colección de imágenes turbadoras, mágicas, que logran que el espectador sienta de manera palpable la presencia de un personaje siempre ausente. Una maravilla.”. Miguel Ángel Palomo: Diario El País 
  • «Una película totalmente brillante, evocadora, llena de suspense, espléndida y espléndidamente interpretada» – Frank S. Nugent: The New York Times
  • «Hitchcock dirige su primera producción americana con mano capaz y una comprensión excepcional de la motivación y la atmósfera de la historia» – Variety
  • «Es el mejor trabajo de dirección conseguido por un director experto y quizás haya que decir que es, con justicia, la obra maestra de Alfred Hitchcock.» – New York Daily News

MIS IMPRESIONES

Es un sábado de esos que llamo incomodos porque además de las restricciones pandémicas, está el cambio de condiciones ambientales en este norte de España, que con los 43º 26´ 43” de latitud Norte (N) y 03º 52´52” de longitud Oeste (W) de Santander nos llegan las perturbaciones atmosféricas con mas fuerzas que a las latitudes mas al Sur. Soledad, nostalgia, adversidades climáticas y otros adrezados pocos confesables, nos hacen tirar de la videoteca de Grandes Clásicos del Suspense, que atesoro, en especial con títulos del Maestro del género, como Alfred Hitchcock, en este de Rebeca, la que para muchos expertos ha sido su mejor película de suspense, “un clásico que ha aguantado el paso del tiempo”, como lo define Tim Robey de The Telegraph.

Laurence Oliver y Joan Fontaine en una de las imágenes del film

Rebecca, la novela de Daphne du Maurier, se convirtió en un clásico del cine cuando Hitchcock la llevó a la pantalla grande de la mano de Laurence Olivier (Maxim de Winter) y Joan Fontaine (segunda Sra. Winter) en 1940. La aterradora película se llevó el Oscar como Mejor Película (1941) y por la Mejor Fotografía (2 victorias de 11 nominaciones, incluyendo Mejor Director) y el mundo entero comenzó a preguntarse si la trágica mujer que le dio su nombre a la historia en realidad fue real.

Ahora circula una versión más moderna de Netflix con Lily James y Armie Hammer, que no ha despertado ningún interés en mi en verle, porque la de Hitchcock es imborrable e inigualable.

Donde quiera que busqué opiniones de referencia me encuentro lo mismo: “Un clásico del cine”; “Puesta en escena espectacular e impecable actuación de las actrices y actores, ambientación acorde con la época”; “La iluminación, y el sonido, y la manera magistral de Hitchcock de usar los primeros planos, hacen de esta película una pieza de cine única”; “No me canso de verla, es verdaderamente, una joya del Séptimo Arte” y así muchas muy similares, en contraposición a las opiniones de la nueva versión de Netflix, que no goza de igual reputación, obviamente.

No quiero dejar pasar por alto, la actuación de la ama de llaves del Palacio de Manderley, la Sra. Danvers (Judith Anderson[1]) que con su ausencia de gestualidad, magistralmente ejecutado juega su papel de contrafigura femenina de la nueva señora de Winter.

Rebeca

Una magnifica película, a pesar de todos sus rincones oscuros y drama del suspense, que arroparon sus 130 minutos del film.

Jorge A. Capote Abreu

Santander, 12 de abril de 2021

[1] Judith Anderson, de nacimiento Frances Margaret Anderson-Anderson (Adelaida; 10 de febrero de 1897—Santa Bárbara, California; 3 de enero de 1992), fue una actriz estadounidense de origen australiano considerada una de las grandes actrices trágicas del teatro del siglo XX.