Las reflexiones que deja el fútbol, esa decisión de no ser del equipo que gana cada año las copas porque hizo de sus arcas un fortín y de su esencia los trofeos marca un giro y una perspectiva de vida. Acompañar al que no figura en las páginas del éxito y al que se ha destacado por ser grande y andar al lado del camino ya determina que el fútbol y la vida se entienden y se comprenden mejor cuando los dolores de cada caída son constantes. Cada derrota forja el carácter y obliga a reinventar la esperanza y la lealtad. Esos valores y esas visiones son también una filosofía en la música de Sabina y un pasado que marcó el corazón y el coraje de la hinchada y el juego colchonero.

El Atlético de Madrid cumplió 100 años en el 2003. Y para conmemorar el centenario de un club tradicional, de un club que es el antónimo de su rival de patio, los directivos le pidieron a Sabina y a Varona que crearan un nuevo himno para la institución.

“Aquí me pongo a contar / motivos de un sentimiento / que no se / puede explicar. / Y eso que no doy el tipo / del hincha que rompe piernas / por defender a su equipo”. Así empieza el himno del centenario, haciendo alusión al coraje como valor que se pregona desde las tribunas, intentando explicar, como todo hincha, los motivos del sentimiento por su club.

“En la hoja de ruta del Atleti está visto cualquier imposible”, sentenció Sabina previo a un clásico que jugaría el equipo colchonero contra el Real Madrid en el 2017.

Con el mismo oleaje y la misma magia con que ha compuesto versos con acordes, Sabina logra hablar del equipo de sus amores, de ese que lo enamoró justamente por los imposibles, por los anhelos contrariados.

El himno del centenario refleja las vivencias de los hinchas del Aleti, que sin leerse el nombre del club español podría ser la experiencia de varios aficionados al fútbol, que ven en las canchas, los goles y las derrotas pequeños espejos de lo que es la vida misma.

En la letra se reconoce un padecer, una pasión que cuesta ser despojada porque solo ella y quienes la viven para entenderla saben que no existe otra cosa en el mundo que despierte lo que suscita un partido, un amigo y 90 minutos en un estadio de fútbol:

Aquí me pongo a contar
Motivos de un sentimiento
Que no se puede explicar.
Y eso que no doy el tipo
Del hincha rapado y violento
Pero que gane mi equipo.

Para entender lo que pasa
Hay que haber llorado dentro
Del calderón, que es mi casa.

O del metropolitan,
Donde lloraba mi abuelo
Con mi, con mi papá de la mano.

Qué manera de aguantar,
Qué manera de crecer,
Qué manera de sentir,
Qué manera de soñar,
Qué manera de aprender,
Qué manera de sufrir,
Qué manera de palmar,
Qué manera de vencer,
Qué manera de vivir,

Qué manera de subir y bajar de las nubes,
¡qué viva mi atleti de madrid!

Ufarte, kiko, juninho, ratón, ayala, pantic, heredia,
Antic, levinha, adelardo, toni, simeone, grifa, pereira,
Peiró, calleja, ovejero,
Tal y tal y un tal cabeza,
Zapatones de hortaleza,
Ben barek y caminero,
Paseo de los melancólicos,
Manzanares cuánto te quiero.

No me preguntes por qué
Los colores rojiblancos
Van con mi forma de ser.

Ni merengues ni marrones,,
A mí me ponen las rayas
Canallas, canallas de los colchones.

Mira si soy colchonero
Que paso por concha espina
Como pasa un forastero.

Como los indios okupas
Que acampan con sus banderas
En la, y en la ribera del pupas.

Qué manera de aguantar,
Qué manera de crecer,
Qué manera de sentir,
Qué manera de soñar,
Qué manera de aprender,
Qué manera de sufrir,
Qué manera de palmar,
Qué manera de vencer,
Qué manera de morir,

Qué manera de jugarse en el derby la pelvis,
¡qué viva mi atleti de madrid!

Solozábal, súper lópez, rivilla, santi, jayo, aguilera,
Vavá, gárate, mendoça, futre, collar, toma delantera!
Despejan el juego sucio
Un par de huevos de lucio,
Gambetas de rubén cano,
Dos tetas de gran hermano
Y un principito heredero
Corazoncito de colchonero.

Por la intercontinental
Pide la clase de tropa
Otra recopa en el bar.

Ni perdemos los papeles
Ni cambio por mi neptuno
Tu pasarela cibeles.

Cumpliendo cien años andas
Y estás más joven que el niño
Que galopa por las bandas.

Y la afición a tu lado
Porque es adicta al veneno
Del balón, del balon envenenado.

Qué manera de aguantar,
Qué manera de crecer,
Qué manera de sentir,
Qué manera de soñar,
Qué manera de aprender,
Qué manera de sufrir,
Qué manera de palmar,
Qué manera de vencer,
Qué manera de vivir,

Con dinero y sin dinero somos los primeros,
¡qué viva mi atleti de madrid!

Atlético de aviación, que pasó, un siglo de horas de vuelo
Dos años en el retrete tras un doblete rozando el cielo,
Volando hasta la buhardilla,
Llorando por los rincones,
Bajando a la alcantarilla,
Acariciando balones,
Infartando en la ribera
Del manzanares los corazones.

Qué manera de aguantar,
Qué manera de crecer,
Qué manera de sentir,
Qué manera de soñar,
Qué manera de aprender,
Qué manera de sufrir,
Qué manera de palmar,
Qué manera de vencer,
Qué manera de morir,

Qué manera de subir y bajar de las nubes, ¡qué viva mi atleti de madrid!
Qué manera de viajar a la gloria gritando, ¡qué viva mi atleti de madrid!
Qué manera de decir cumpleaños feliz y brindar por mi atleti de madrid!

 

Hernan Porras Molina