¿Quién paga los gastos médicos del Big Papi? Seguro de peloteros cubre hasta US$100 mil al año

Con la enorme fortuna que ha amasado David Ortiz entre salarios y negocios el dinero debe ser lo de menos para costearse los gastos médicos que conllevará superar los estragos del disparo que sufrió el domingo.

En caso de que no quisiera tocar sus cuentas o los Medias Rojas (equipo del que es empleado) no lo asumiera como de momento lo hace, el haber jugado más de una década en la Major League Baseball le otorga enormes beneficios para afrontar el tema de salud.

La Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas (MLBPA en inglés) alardea de que jugar un día al máximo nivel garantiza un seguro médico de por vida, que al cabo de 10 años de servicios (como Ortiz) puede cubrir hasta US$100,000 al año en expensas.

En realidad, para lo que califica el jugador es para asumir uno de cuatro planes de salud (Active, Buy-Up, Base y Buy-Down), desde el básico que cubre aquellos con menos de cuatro años en el Big Show hasta otros complementarios de mayor cobertura, pero que requieren pagos.

Es a partir del cuarto año en la liga cuando el pelotero accede a la mayoría de beneficios y al cumplir la década a todos.

De acuerdo con el más reciente acuerdo laboral entre dueños y jugadores, ese nivel uno cubre “rutinas físicas anuales”, además de una serie de servicios como pruebas en laboratorio para tratar los riñones, hígados y tiroides.

Además, US$5,000 en servicios dentales al año para los jugadores activos y retirados y US$6,000 para sus dependientes.

También programas de control del colesterol, rayos X, exámenes fecales, de sangre para ex jugadores de más de 50 años y otros capítulos preventivos calificados de A y B por el Servicio de Prevención de los Estados Unidos, recetas de control de natalidad al 100%, vasectomía, algunas cirugías y hasta extractores de leche a las mujeres u órtesis.

Si el socio, en este caso activo, necesita una evaluación para la excepción de uso de algún terapéutico el plan requiere un de pago de US$20.

Si un jugador como Ortiz, que tiene menos de cinco años que se retiró, queda en condiciones que comprometan su estado físico para realizar actividades normales puede recibir un pago mensual de US$6,000. Es el monto que pide y se le ha negado al ex lanzador Micah Bowie, que intervino en 88 partidos en seis temporadas con cinco equipos (entre 1999 y 2008), pero que al no cumplir cuatro años de servicios afronta serios problemas de bolsillo por un tema de salud.

Bowie, de 44 años, enfrenta serios problemas respiratorios que requieren de un equipo de oxígeno para mantenerse con vida y que le ha costado vender la mayoría de sus bienes (ganó US$1,589,000 en la MLB) para costear el tratamiento.

En 2016, una mala práctica médica en una operación para implantarle un pequeño generador en su abdomen cuando trataban de corregirle unas dolencias crónicas en la espalda complicó la burocracia para obtener el beneficio del sindicato.

Hasta enero pasado, cuando el diario The Washington Post sacó su historia, los gastos médicos alcanzaban los US$500,000 de los cuales el seguro de la MLBPA había pagado la mayor parte y el servicio público de salud otra. Pero el jugador había tenido que hacer un copago que le representa entre US$25,000 y US$30,000 en cada uno de los tres años que lleva lidiando con el problema.

En 2017 aplicó por el pago de discapacidad, pero el cuestionamiento al procedimiento ha demorado los desembolsos.

Ir a la fuente
Author: