En determinadas culturas existe lo que popularmente se conoce como mal de ojo. Se trata de una creencia popular según la que cualquier persona tiene la capacidad de producir el mal a otra persona, simplemente con mirarla.

Este efecto puede ser inconsciente o totalmente consciente. Sobre la persona afectada se dice que “le echaron mal de ojo”. Al encontrarlo en muchos países y culturas, podemos decir que se trata, por tanto, de una creencia extendida universalmente, a través de una grandísima diversidad de pueblos y culturas.

Author: Christian Pérez