«Los señores Comín y Puigdemont obtienen escaño». Con estas palabras el Presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, oficializó ayer al inicio del primer Pleno del año que el expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconseller Antoni Comín son eurodiputados. Ahora bien, Sassoli añadió que Oriol Junqueras queda «suspendido como eurodiputado» en relación a la decisión de la Junta Electoral Central del 3 de enero y del Tribunal Supremo, el 9 de enero, en un claro guiño del presidente del Parlamento Europeo a la justicia española que no agradó al independentismo, que respondió dentro del hemiciclo mostrando carteles con la imagen de Junqueras, una acción que frenaron las autoridades europeas. Además, la diputada de ERC Diana Riba, pidió al presidente David Sassoli que «rectifique y que sea esta Cámara la que vote la suspensión de sus derechos», dijo Riba, quien advirtió que acudirán a la comisión de asuntos legales y al Tribunal General de la UE. Puigdemont y Comín llegaron a Estrasburgo por la mañana donde fueron recibidos por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y parte de los consellers del Govern y de los grupos parlamentarios de JxCat y de ERC. Puigdemont reclamó que la Unión Europea «deje de mirar hacia otro lado» y le pidió que «se involucre» en la crisis catalana que, según él, está «impactando de lleno en los fundamentos de la construcción europea».Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, instó al Gobierno de Pedro Sánchez a «llenar» de contenido su apuesta por el «diálogo» sobre Cataluña y por la «desjudicialización de la política». En este sentido exigió la «retirada inmediata» de las euroórdenes que aún pesan sobre Puigdemont y Comín y lamentó que Oriol Junqueras no pudiera ayer ocupar su escaño en el Parlamento Europeo. Fue más allá el presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, quien alertó al presidente de la Eurocámara, David Sassoli, de que, a su juicio, «la cúpula judicial española es ultraconservadora y eurófoba y pone en riesgo los principios fundacionales de la UE» así como la «separación de poderes», dijo. Más tarde, en rueda de prensa ya en el interior del Parlamento Europeo, Puigdemont afirmó que no descarta «pisar suelo español como eurodiputado» y que lo primero que haría sería «visitar a los presos y las presas políticas». El expresident se mostró además esperanzado en que los diputados del PSOE «no apoyen el suplicatorio» que pide que les retiren la inmunidad: «Pediremos coherencia al grupo socialista», dijo.Y es que el tiempo que Puigdemont y Comín sean eurodiputados dependerá de la tramitación del suplicatorio que el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, envió ayer al del Parlamento Europeo, David Sassoli, que pide precisamente levantar la inmunidad de ambos, una solicitud que envió el juez Pablo Llarena. Lesmes remitió formalmente una carta del presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, Manuel Marchena, en la que informa de los pasos tomados por el juez instructor de la causa del procés, Pablo Llarena. La misiva está fechada el pasado 10 de enero, día en que Llarena acordó solicitar al Parlamento Europeo que suspendiese la inmunidad de ambos, procesados por sedición y malversación y fugados del país, para poder proceder a su entrega. Por su parte, el portavoz de la Eurocámara, Jaume Duch, confirmó ayer la recepción de los suplicatorios, si bien señaló que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, no remitirá el caso a la comisión de Asuntos Jurídicos de forma inmediata porque «no hay automatismos» en este caso. Duch explicó que la Eurocámara deberá estudiar el dossier remitido por la Justicia española, y que se tomará «el tiempo necesario para hacer las cosas bien». El portavoz de la Eurocámara señaló además que la institución «no hace política» sobre el conflicto catalán y «debe seguir la jurisprudencia y respetar las decisiones», tanto del Tribunal de Justicia de la UE, del Tribunal Supremo y de «otros órganos considerados obligatorios para con el acta electoral europea».Sobre los plazos del suplicatorio, la portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, afirmó que pedirán trabajar con celeridad y añadió que «quiero mandar un mensaje de tranquilidad a los catalanes y a los españoles. No vamos a descansar en la defensa de España y de Europa. Haremos todo lo que sea necesario para que los fugados estén ante los tribunales», afirmó. Mientras, a parecer de Luis Garicano, portavoz de Ciudadanos, Puigdemont y Comín «están completamente aislados. Ocupan un lugar de parias y solo los han saludado los diputados de Bildu y Nigel Farage», recalcó.
Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (Isabel Serrano)