Puerto Rico declaró el español lengua oficial. Recordemos hoy esta peléa antigua de los boricuas contra el dominio norteamericano. Esta última batalla data del 3 de septiembre de 2015

A pesar de que los Estados Unidos de Norteamérica, desde que le impusieron al Reino de  España la cesión de Borinquen, en el vergonzoso Tratado de Paris el 10 de diciembre de 1898, han tratado de imponer su idioma y su cultura, a través del mercadeo y la imposición política, nunca consiguieron eliminar las raices culturales españolas en Puerto Rico.

puertp ricoRecordemos que los EEUU consiguieron la cesión de Puerto Rico bajo la amenaza de invadir las Islas Canarias, cuando España había perdido toda su flota de guerra en Santiago de Cuba.

El Senado de Puerto Rico aprobó el 3 de septiembre del 2015 el proyecto de ley que declara el idioma español primera lengua oficial y relega el inglés a segundo idioma.

El Proyecto del Senado 1177, que establece la utilización del español en primer lugar en las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, ha sido aprobado por el Senado el jueves 3 de septiembre del 2015 con 15 votos a favor y 11 en contra.

La medida fue presentada en agosto de 2014 por Antonio Fas Alzamora, expresidente del gobernante Partido Popular Democrático (PPD), y a pesar de haber sido aprobada el pasado 25 de junio, no salió adelante en la votación final. Tras ello, el Alto Cuerpo reconsideró el proyecto de ley declarándolo como asunto pendiente de discusión hasta que este jueves se volvió a llevar a votación.

«Al establecer el español como primer idioma oficial fortaleceremos nuestra identidad cultural y validamos la realidad de que más del 80% de los puertorriqueños no entienden ni hablan inglés (…). Es imperativo que le demos a nuestra lengua vernácula el sitial que se merece», ha declarado Fas Alzamora, añadiendo que «tratar de equiparar cualquier otra lengua extranjera» al español en asuntos oficiales es un acto que demanda «atención y rectificación».

El proyecto tiene como objetivo derogar la Ley 1-1993, que denominó «indistintamente» el español y el inglés lenguas oficiales en la isla para los asuntos gubernamentales. La medida fija multas de entre 1.500 y 10.000 dólares para los funcionarios de dependencias que incumplan sus disposiciones.

Además, Fas Alzamora sostiene que desde «la invasión de EE.UU. (…) se han puesto en vigor diferentes iniciativas dirigidas a la asimilación del pueblo puertorriqueño» y afirma que la realidad boricua «en términos culturales, históricos, geográficos y jurídicos» es muy diferente de la de sus conciudadanos estadounidenses.

Pelea antigua

El tema del idioma siempre ha sido espinoso en Puerto Rico, tanto como el estatus político de la isla, un estado libre asociado de Estados Unidos.

Esa controversia aumentó cuando en 1991 el país caribeño recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras por haber declarado el español idioma oficial, dejando al inglés como segunda lengua.

Sin embargo en 1993, durante el mandato del gobernador Pedro Rosselló, del Partido Nuevo Progresista (PNP), los dos idiomas volvieron a ser considerados oficiales en el mismo rango.

La polémica siguió latente, reapareciendo notoriamente en 2012 cuando el entonces gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, promovió un programa de educación pública con miras a que los habitantes de la isla lograran dominar el inglés tan bien como el español.

Su meta era que los puertorriqueños fuesen bilingües para el año 2022, para que también fueran más competitivos en un mercado y economía globalizados.

En ese entonces líderes de la oposición denunciaron la medida como la antesala a la completa unión con EE.UU.

Y sectores de la academia también cuestionaron la idea de Fortuño, enfatizando que el español era una «trinchera» que impedía la imposición de una cultura vista como extranjera.

Lea también: Óscar López Rivera: el último independentista puertorriqueño preso en EE.UU.

A favor y en contra

Los argumentos a favor y en contra del estatus del inglés resurgieron nuevamente en la presentación en el Senado para buscar relegarlo de categoría oficial.

En la exposición de motivos de la propuesta Faz Alzamora señaló que «no es una del concepto de ‘solamente español’ (‘Spanish Only’), sino una medida legislativa pragmática y realista de ‘el español primero’ (‘Spanish First’)».

Por la oposición el PNP, que aboga por la anexión de Puerto Rico como estado federado a EE.UU., rechazó la iniciativa.

Pero también lo hizo el presidente del Senado, Bhatia, indicando que «en el siglo XXI los esfuerzos gubernamentales deben ir dirigidos al ‘pluriculturalismo’, incluyendo la diversidad de idiomas».

Mientras que la independentista Santiago se opuso pero por la misma razón que esgrimió en el debate original de la propuesta. Desde su posición el español «debe ser el único idioma oficial en Puerto Rico».