A pesar de que a la hora de comprar productos relacionados con la informática, la mayor parte de nosotros acude a un e-commerce, aún quedan lugares como Silicon Sistemas Informáticos con tienda física en la que dan atención presencial a sus clientes (también tienen tienda online).

Estos comercios tradicionales tienen una serie de ventajas sobre los online que debemos conocer y que nos pueden venir muy bien, en especial si no tenemos unas nociones de informática demasiado altas.

Asesoramiento personalizado

Son raras las tiendas online que ofrecen asesoramiento por personal especializado y lo normal es que sean una especie de catálogo online de piezas en el que comprar la que nos apetezca en ese momento.

Esto puede provocar problemas, como el que adquiramos un procesador que no es compatible con nuestra placa o que nos gastemos el dinero en unas memorias RAM que no necesitamos para el trabajo que hacemos desde el PC.

En una tienda física estos problemas se evitan, ya que nos asesorarán según el presupuesto que tengamos y sabrán qué piezas nos hacen falta para renovar nuestro PC dependiendo del uso y de la compatibilidad con las antiguas.

Trato cercano

Cuando tenemos problemas porque el ordenador no va bien, la red Wifi nos falla de manera inexplicable, o nuestro smartphone no funciona como debería, no hay nada más frustrante que explicárselo todo a una máquina o a un teleoperador que hace su trabajo, pero que no tiene conocimientos técnicos.

Al acudir a una tienda física esto no pasa, pues siempre estamos tratando con una persona que es especialista y que sabrá darnos soluciones de inmediato, sin estar media hora hablando por teléfono con trabajadores que solo anotan lo que ocurre para dar parte a otro departamento.

Se pueden ver los artículos

Existen algunos artículos que es importante ver antes de comprarlos para hacernos una idea de sus dimensiones o de su ergonomía. Esto ocurre mucho con los ratones, los cuales observamos en la web, nos gustan y los adquirimos online.

Al abrir el paquete nos damos cuenta de que es de portátil y lo queríamos para PC, de forma que no nos vale y hay que devolverlo con las consiguientes molestias.

Si lo vemos en una tienda física evitamos este problema, e incluso será posible probarlo con el fin de ver si se ajusta bien a nuestra mano o es mejor decantarse por otro modelo.

No hay que pelearse con las empresas de mensajería

Todos hemos tenido algún que otro problema con las empresas de mensajería y es muy frustrante, más cuando estamos esperando un paquete que nos hace falta para ese día y para hacer un regalo.

No tendremos ese problema en las tiendas de informática a pie de calle, en las que vamos a poder efectuar las compras en un horario muy amplio y sin necesidad de esperar a que el mensajero llegue a casa.

Adquirir nuestros productos relacionados con la informática en las tiendas tradicionales tiene muchas ventajas. Es cierto que a veces los artículos pueden ser un poco más caros, pero también debemos tener en cuenta el servicio cercano y personalizado que nos dan y que no obtenemos en un e-commerce.