El PP pide que se impulse el Plan Nacional de Tauromaquia y se proteja su valor cultural y económico. Destaca la contribución de esta actividad a la creación de empleo, a frenar el despoblamiento rural y a la conservación de la biodiversidad. Defiende su carácter cultural, histórico y tradicional, que merece ser preservado.

El grupo popular en el Ayuntamiento de Santander defenderá en el próximo pleno de la Corporación una moción en la que se aboga por proteger el valor cultural y económico de la tauromaquia y se pide, para ello, que se impulse el plan nacional de fomento de esta actividad.

Según subraya la moción popular, la tauromaquia forma parte del patrimonio histórico y cultural común de todos los españoles, es una actividad “enraizada en la historia y en el acervo cultural común” y constituye “un referente singular y privilegiado” del patrimonio cultural.

Es, en definitiva, una expresión “de carácter cultural, histórico y tradicional” que “merece ser preservada como un tesoro propio” de un país “rico en culturas distintas”, ha afirmado el concejal santanderino Ramón Saiz Bustillo, responsable de la actividad taurina en la ciudad.

Junto al valor “histórico, cultural y etnográfico” de la tauromaquia, el edil ha subrayado también su contribución al desarrollo económico y a la sostenibilidad.

Por todo ello, ha incidido en la necesidad de protección y fomento por parte del Estado y de las comunidades autónomas.

Para ello, el grupo municipal popular ha presentado esta moción en la que, entre otras cuestiones, se plantea reconocer el valor estratégico de la tauromaquia, que contribuye a la creación y mantenimiento de empleo, a frenar el despoblamiento rural, al crecimiento económico, a la conservación de la biodiversidad en su más amplio sentido y al mantenimiento genético de una raza singular y mundialmente reconocida como es el toro de lidia.

También se pide reconocer la tauromaquia como manifestación artística imbricada en la cultura y tradiciones españolas y como una seña de identidad de España que debe ser respetada y protegida por los poderes públicos para garantizar que los españoles pueden seguir ejerciendo su libertad.

Por último, se propone instar al Gobierno central a impulsar el Plan Nacional de Tauromaquia, que recoge medidas de fomento y protección relacionados con la sostenibilidad económica, social y medioambiental, y que impulse la investigación y la innovación en este sector.