El Presidente del gobierno español tuvo una reunión con el representante de la oposición venezolana, en aras de apoyar un eventual regreso a la democracia en el país suramericano.

La reunión tuvo lugar el martes 27 de octubre en la sede del partido PSOE. Tengamos en cuenta que el Presidente de España también funge como secretario general del Partido Socialista Obrero Español. Según destacaron las noticias, el mandatario español expresó que apostaba por una solución al conflicto político venezolano.

Él no es el único representante del gobierno que ha abogado por Venezuela, la Ministra de Asuntos Exteriores (Arantxa Gonzalez) también se ha expresado a favor de buscar una salida a la coyuntura política del país latinoamericano.

Para poner un poco en contexto, recordemos que Venezuela actualmente tiene dos presidentes: uno encargado (Juan Guaidó) y otro que ganó las últimas elecciones presidenciales bajo sospecha de fraude (Nicolás Maduro). El gobierno español reconoce a Guaidó como legitimo presidente de dicho país.

Es muy común que en los países de América Latina existan tensiones a nivel político. Basta con echarle una mirada a las protestas recientes en Chile, y al cambio de Presidente en Perú, para darse cuenta de ello. España no escapa de esta realidad, como se pudo percibir en los años recientes.

Ahora bien, si la política no es un tema que lo divierta mucho, puede optar por entrar a casino777.es.

Como todos tenemos personalidades distintas, es probable que nos gusten diferentes cosas. Sin embargo, el tema político reviste gran importancia por la influencia que tiene en el día a día de la sociedad. De acuerdo a lo planteado en esta columna, se desprende que la política tiene un campo de acción muy grande sobre la población.

En otras palabras, las decisiones que tomen los dirigentes de cada nación, determinan la forma de vivir de la sociedad.

De vuelta al punto central de este escrito, la posición del gobierno español ante la crisis venezolana ha sido clara: realizar elecciones en las que reine la democracia y todos los candidatos cuenten con las garantías debidas.

Desde un punto de vista teórico, la realización de elecciones no es la única condición para que existe la democracia. También está la separación de poderes, que se refiere a la rendición de cuentas de los organismos públicos. Es decir, que cada ente gubernamental de un balance de su gestión, sin parcializar los resultados de acuerdo a alguna ideología política.

Asimismo, en los gobiernos democráticos no existen candidatos inhabilitados ni partidos que tengan prohibido participar en elecciones. Como se puede ver, tienen que darse una serie de cosas para poder calificar a un país como “democrático”.

Bien vale la pena impulsar la lucha por los valores democráticos en los demás países. Tengamos en cuenta que el mundo está interconectado, y lo que pasa en un continente puede tener repercusiones en otro. Tal vez no las veamos al momento, pero sí tiene su influencia. Así que no queda más que pedir respeto por la democracia, para que las diferentes poblaciones puedan vivir en paz.