Pedro Sánchez llega a Cuba para normalizar las relaciones con España de dos pueblo hermanos miembros de una misma familia.

Después de 32 años llega a Cuba un presidente del Reino de España. Pedro Sánchez llega para cumplimentar una visita oficial, siendo esta la primera visita de carácter oficial del mandatario español, y también la primera de un presidente del Gobierno español, a la nación caribeña, desde la que realizara Felipe González en 1986.

Una nota de la Cancillería cubana informa que el mandatario sostendrá conversaciones oficiales con autoridades cubanas y rendirá tributo a José Martí en el memorial que lleva su nombre en esta capital.

Asimismo, realizará un recorrido por La Habana Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La mayor de las Antillas y España mantienen relaciones diplomáticas ininterrumpidas desde 1902, además de los lazos históricos y culturales que unen a ambas naciones.

Actualmente la nación ibérica ocupa el tercer lugar en el intercambio comercial de Cuba con el extranjero, además de ser el principal socio comercial de la Isla en Europa, tal cual demuestra su amplia participación en la última Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2018).

La visita de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, confirma la voluntad de ambos gobiernos de fomentar el diálogo político y los vínculos institucionales que respalden las relaciones de cooperación, financieras y de inversión entre los países.

Esta visita transcurre poco después del encuentro sostenido entre el presidente del Gobierno español y Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, en Naciones Unidas.

El arribo de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, a Cuba constituye una oportunidad para intercambiar sobre el estado actual y las perspectivas de las relaciones bilaterales.

Antonio Mora desde Santiago de Cuba