OKUDA podría pintar solo la cara interna del faro. Es lamentable que en esta tierra solo se entienda de BLANCO y NEGRO, de ROJOS y AZULES, del TODO o NADA.

Todas las cuestiones  radicalizan posturas y aparecen 2 bandos. Creo que estamos condenados  a sufrir el mito / realidad de las dos Españas. Yo diría que estamos condenados a ello por un atavismo histórico.

La última polémica en Cantabria lo protagoniza la idea de pintar el faro de Ajo.

Claro que el presupuesto que el artista ha presentado me parece una falta de respeto… aunque esté acorde con el prestigio internacional que ha llegado a obtener OKUDA.

Posiblemente lo que descalifica al artista no es su proyecto sino la prepotencia y chulería con la que se ha expresado en una entrevista realizada en el Diario Montañés. El insulto a quien no opina como él le ha calificado a la perfección «o conmigo o contra mi» y si estas contra mi eres un ignorante. Lo de siempre

No solo existe el blanco y el negro

hay colores… a ver, un faro debe ser BLANCO en la cara que da al mar para que siga cumpliendo su misión de faro.

El faro se ve desde lejos entre la niebla y no tendría ningún sentido camuflarlo. Bueno en realidad sería una auténtica estupidez de artista visionario… siguiendo el argumentarlo utilizado por el artista callejero.

Las opiniones expresadas tan solo plantean el SI y el NO y quien plantea otras vias también lo hace contemplando tan solo la opción de pintura total

Pero dicho lo dicho, bien puede pintarse la mitad que se orienta hacia la tierra, por aquello de las excursiones turísticas… así todos contentos y todo con sentido… los radicalismos de TODO O NADA para nada construyen futuros.

Ademas así el presupuesto sería la mitad, 37.500 euros.

Antonio Mora Ayora