Vuelven los bares y con ellos la revista que mejor los conoce, El TMEO, con un número especial dedicado a los hosteleros. Un fin del mundo después el fanzine más irreverente regresa con más fuerza que nunca. De ello hablamos con Mauro Entrialgo e Iñaki Larrimbe.

 El nuevo número del TMEO está dedicado a los bares. ¿Cuánto debéis a los bares?

Casi todo. Sin los bares, el TMEO no podría existir. No olvidemos que durante muchísimos años ellos fueron nuestra única forma de distribución. Y jamás se han llevado ningún porcentaje del precio de la revista por el servicio. Siempre lo han hecho por simpatía con nuestra causa: en el TMEO nadie vive de esto, no se paga a los dibujantes pero tenemos libertad para dibujar lo que queramos. Es una revista alternativa y de aquí, de Euskadi.

urkullo

Habéis sido pioneros en vuestra relación con los bares, formando un circuito de publicidad y distribución en el que se convierten en fundamentales. ¿Cómo se ha ido adaptando a los tiempos?

En estas décadas, hemos ido añadiendo sistemas de distribución a medida que íbamos notando que ya no todo el mundo iba a bares: algunos nos han funcionado mejor que otros. Ahora mismo, además de nuestra tradicional distribución propia con una furgoneta de bar en bar, también distribuimos a tiendas de cómics de todo el estado mediante una distribuidora especializada, con otras distribuidoras de prensa también estamos en kioscos del País Vasco y más allá (ahora mismo ya llegamos a La Rioja y Burgos, por ejemplo) y, hace poco, nos hemos puesto a vender también en digital.

Con la revista regaláis un cartel para colgar en los bares de postín.

Es un detalle con los bares que nos han vendido para dejarles claro que apreciamos su labor y sus cervezas. Y también es una forma de avisarles a ellos y a sus parroquianos que hemos vuelto a los bares.

anunciocartel

La revista se hace sostenible con la publicidad ¿Cómo os habéis adaptado a la situación en un momento en el que los bares han permanecido cerrados y con una situación muy compleja?
En esta última alerta roja nos ha salvado la vida abrir nuestra división digital. Y los seguidores que han apostado por ella, claro. Nuestro primer título en digital, el especial TMEO puto virus, salió a la venta con un precio » por la voluntad”  y la voluntad fue tan grande que nos permitió seguir durante todos estos meses que no hemos cobrado publicidad a ningún bar. Que bastante tenían con lo suyo.
Luego, volvimos al papel y comenzamos a distribuir por librerías y kioscos, pero hasta este último número no habíamos podido hacerlo también otra vez por los bares.

Habéis visto caer las revistas, los fanzines y ahora un fin del mundo. No salís ni con aguarrás.

La mayoría de los fanzines se organizan alrededor de una persona o un grupo de personas tirando a cerrado y se van a tomar por culo cuando ese grupo se desgarra. Nosotros hemos podido sobrevivir a la marcha de grandes nombres de la revista porque nuestra estructura no es vertical. Somos como la Hydra de Marvel: cuando se nos corta un miembro, otro aparece en su lugar.

Mauro

¿La pandemia ha afectado a las colaboraciones? ¿Cómo lo han vivido los autores y autoras?

Si ha afectado, ha sido en positivo: se han volcado a mandarnos material porque temas sobre los que dibujar ha habido más que nunca con esto de la pandemia. Así que por una parte, la gente quería reírse con nosotros de todo este desastre que estábamos viviendo porque el humor siempre ayuda a sobrellevar las situaciones chungas y, por otra parte, los dibujantes querían también hablar de ello.

Durante la pandemia os reinventáis realizando la revista online. ¿Cómo ha sido la experiencia?

En nuestro grupo de correo, que sustituyó hace tiempo a las reuniones presenciales, vimos que la cosa estaba chunguísima para el TMEO con la que estaba cayendo. Furillo propuso sacar un especial digital “Puto virus” con bastantes más páginas de las habituales. Sin demasiadas expectativas, decidimos ponerlo con precio abierto para que el que no pudiera o no quisiera, no pagara nada. Los que sí podían pagaron más de lo que esperábamos y volvimos a nacer. Ya lo han bajado más de 6000 personas, por cierto. Todo un éxito.
A partir de ese número que solo salió en digital, fuimos tomándonos más en serio lo digital. Ahora sacamos todos los números regulares en digital a mitad de precio que en papel (aunque dejamos la posibilidad que el que quiera pague algo más) y vamos añadiendo más material solo en digital: como una nueva cole de álbumes a 1,5 euros (hasta el momento van dos números de El Listo) o reediciones históricas como la de nuestro agotadísimo número 0.

Todo lo que estamos haciendo en digital puede bajarse en este enlace: https://payhip.com/TMEO

Comentabais que también habéis ampliado la tirada para repartir en los kioscos de las comunidades más cercanas como la Rioja o Burgos.

Eso es: la verdad que hemos tirado la casa por la ventana. Mientras otros reducían tirada, nosotros hemos hecho justo lo contrario para llegar a más sitios.

La versión digital…. ¿Es una opción de futuro o una solución de emergencia?

Hace tiempo nos dimos cuenta que no hay soluciones mágicas. Nuestra distribución en kioscos no sustituyó a la de tiendas de cómics, por ejemplo. Cubren públicos distintos. Lo digital nos lo tomamos igual: como un sistema más de llegar a más gente. A juzgar por los lugares de todo el mundo de procedencia de las bajadas, por ejemplo, vemos que hay mucho vasco en la diáspora que nos echa de menos, que lo tendría difícil para acceder en papel al TMEO y que ahora nos pilla en digital.

numeroCer0

Recuperáis el mítico número 0 para la ocasión, para que la gente puede descargar.

Sí, porque algunos coleccionistas (que los tenemos) se quejaban de no tener el número 0 en papel. Y está agotado. Como varias docenas de números más que queremos ir reeditando poco a poco en digital.

¿Cómo mantenéis la ilusión 34 años después?

Esto es como tener un hijo. Ahora ya tiene 34 años, luego es una buena época. Eso sí, ha crecido per sigue siendo un chaval libre, crítico y gamberro.

¿Qué podemos encontrar en el número?

Es un especial bares. No recordamos que ninguna otra revista de cómics o de tebeos en este país le haya dedicado un número a los bares. Y mira que sin tanto bar este país sería bastante más aburrido… Pero al grano: en el número hay material cien por cien dedicado  a los bares y realizado por nuestras firmas habituales: el Mauro Entrialgo, Furillo, Kini y Piñata elucubrando además portadón fetén, Grillante, Abarrots, Roger, Sik, Jose Tomás, Igor, Iñaki y Frenchy, Jordi Pereiras, el Dié, Adào, Listo, Jagoba Prida, Edu Bravo, Alvarortega, Jesusito Malapersona, y un quintal de artistas embriagadores más.

¿Proyectos?

Nuestro proyecto es seguir sacando los cinco números anuales, que no es poco, e intentar crecer en kioscos de otras comunidades. También seguir sacando material nuevo o agotado en papel en la versión digital. Y, como siempre, sin pedir ayudas a institución alguna, sin tirar de publicidad de bancos, grandes empresas… manteniéndonos con la gente que nos lee y con los bares y pequeños comercios que se anuncian. Gracias a ellos tenemos esa libertad de dibujar lo que queramos.

Infame&Co latebeoteca.es @Kikeinfame