Nos tomaron el pelo “Cantabria pagó 115.000 € por ocho post en redes sociales”

Hoy la Cadena SER informaba del desatino:

“Cantabria pagó 115.000 euros por ocho menciones de los perfiles sociales de Enrique Iglesias para promocionar el concierto del artista español en Santander durante este verano. En la documentación, a la que ha tenido acceso la SER, se recoge que las publicaciones tendrán que producirse entre los días 16 y 19 de julio y tendrán que ser 3 insercciones en Twitter, 3 en Facebook y 2 en Instagram

Según los estudios del ejecutivo, estas menciones tendrían un valor de mercado de 120.000 euros, que llegarían a un impacto de 70 millones de usuarios. A través de un informe que elaborado la empresa Market Insider, se justifica el coste de este contrato con los mensajes que el artista publicó en sus redes sociales entre los días 16 y 19 de julio.

Es decir, en los tres días posteriores a un concierto que despertó fuertes críticas entre los asistentes y que si tuvo repercusión en las redes sociales fue por la dudosa calidad en la actuación del artista.

Sin embargo, en el informe de la empresa, se detalla que el acuerdo inicial fue el de abonar esa cantidad por únicamente dos inserciones en las redes de Iglesias, además de la divulgación de notas de prensa. Sin embargo, Market Insider saca pecho para justificar esta inversión en los ocho tuits y post en Twitter, Instagram y Facebook que el cantante publicó a posteriori.”

La noticia debería sonrojar a mas de uno. ¿Como se puede justificar una promoción turística con un gasto de 115.000 euros en  3 insercciones en Twitter, 3 en Facebook y 2 en Instagram? ¿Qué importa el número de posibles impactos indiscriminados entre los seguidores de Enrique Iglesias? ¿Tienen esos impactos algún valor real para influir en la visita a Santander o al Monasterio de Santo Toribio? Claramente se vió como el cantante se quitó la pulsera del Año Lebaniego, recibida por la tarde, saliendo al concierto sin ella.

Lamento como el clan Iglesias ha engañado a nuestro Gobierno al igual que a todos los asistentes al tristemente famoso concierto.

En serio, ¿creen que los seguidores en twitter, facebook e Instagran de Enrique Iglesias van a venir a una ciudad donde su “ídolo” hizo el ridículo. ¿Creen que los seguidores en twitter, facebook e Instagran de Enrique Iglesias van a venir a una Comunidad Autónoma donde se ha denunciado la poca profesionalidad del artista? Es mas ¿Creen que a estas alturas se acuerdan estos seguidores de donde actuó su “idolo”?

Ahora podemos entender el criterio por el que están negando a la prensa digital de Cantabria y España, y sus redes sociales, campañas de promoción del Año Jubilar… todo estaba reservado para esta acción: 3 tuit en twitter, 3 en facebook y 2 en instagran… que solo llegaron a los fans del artista.

¿Que edad tienen estos fans? ¿Se trata de publico objetivo con posibilidades de viajar a Cantabria atraídos por un evento como el Año Lebaniego?

Vuelvo a lamentar públicamente este gasto sin sentido mientras aún no sabemos el costo real del concierto de Enrique Iglesias y dudo de que algún día lo podamos conocer pues en repetidas ocasiones se ha negado esta información en el Parlamento de Cantabria.

Estoy seguro que la noticia destapada hoy por la Cadena SER traerá cola.

¿Quien asesoró y en definitiva engañó a Francisco Martín para aceptar esta propuesta? ¿Lo supo el Presidente Revilla?

Por último, con estas tarifas cuanto tendría que haber pagado LA HABANA porque Enrique Iglesias grabara allí su último video SUBEME LA RADIO y los 777.821.735 de visualizaciones que este ha tenido en Youtube?… pues nó, a los cubanos no pagaron, cobraron. A las autoridades cubanas no las engañó la troupe de Enrique Iglesias, muy al contrario…

Por último bien podrian revisar la promoción que se está pagando en la Cadena SER donde en uno de los espacios grabados, que se estan emitiendo, se dice “a estas alturas nadie se cree que en la reliquia adorada haya un trozo de la verdadera cruz de Cristo”… argumento definitivo para promocionar el Año Santo Lebaniego… hagan caso a Enrique Iglesias, suban la radio y escuchen…