La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, ha trasladado hoy a Miguel Ángel Revilla que puede contar con su partido para recuperar Cantabria, pero también le ha advertido de la extrema debilidad con la que afronta el desafío que supone el Fondo de Recuperación Europeo sin un Gobierno sólido y fuerte capaz de defender los proyectos, y sin un plan de recuperación.

“Hay muchas cosas que tienen que cambiar si no queremos cosechar otro fracaso”, ha dicho Buruaga después de reunirse con el presidente de la comunidad, al que ha traslado las propuestas del Partido Popular para presentar proyectos al Fondo Europeo de Recuperación.

Buruaga ha dicho que esta reunión es un ejercicio obligado de responsabilidad, porque el presidente de la comunidad y la líder de la oposición tienen la obligación de tratar de buscar puntos de encuentro en beneficio de Cantabria.

De hecho, esa ha sido la actitud y voluntad del Partido Popular desde el inicio de la legislatura y, especialmente, en los últimos meses, en los que el partido ha mantenido una actitud constructiva, con alternativa y siempre leal a Cantabria.

Según la presidenta, el PP no solo ha contribuido a serenar el clima político, sino que además ha arrimado el hombro con propuestas que han servido para mejorar la respuesta frente a la crisis sanitaria y aliviar la situación de empresas, trabajadores y autónomos y ha tendido la mano al presidente para consensuar un plan de recuperación de la comunidad. “Esa ha sido y sigue siendo nuestra disposición ahora que al Gobierno le toca presentar proyectos para ser financiados con cargo al fondo de recuperación europeo”, ha añadido Buruaga, quien ha trasladado al presidente que puede contar con el Partido Popular para recuperar Cantabria.

Pero al mismo tiempo, le ha advertido sobre la extrema debilidad con la que el Gobierno de Cantabria llega a esta fase, puesto que va a ciegas y Europa le ha sorprendido en pañales, con los deberes sin hacer, porque a diferencia de otras comunidades autónomas no tiene un Plan de Recuperación.

“La ayuda europea no es un Plan E. Esta vez no se trata de poner remiendos ni de sacar los proyectos de la chistera. Se trata de adaptar los proyectos a la estrategia de recuperación y Cantabria no la tiene, no tiene un plan de recuperación que defina nuestras prioridades para reconstruir y transformar nuestra economía porque el Gobierno no ha querido que lo tenga y esto no es buen comienzo”, ha apostillado.

Para la dirigente popular, además de un plan de recuperación, se necesita un Gobierno sólido y fuerte, capaz de defender los proyectos ante un Pedro Sánchez que va de ninguneo en ninguneo a Cantabria.

Después de advertir de que no hay un solo proyecto que dependa de Sánchez que, a día de hoy, haya salido adelante porque todos tropiezan con el muro de un PSOE que aprueba una cosa en Cantabria y después la boicotea en Madrid, la presidenta ha subrayado que difícilmente le va a poder plantar cara y va a poder acabar con ese maltrato un Ejecutivo que tiene al enemigo de Cantabria, que tiene a Sánchez sentado en el Consejo de Gobierno.

“Se lo he dicho bien claro al Presidente. Puede contar con el Partido Popular para recuperar Cantabria y defenderla ante el Gobierno de la Nación, pero no para avalar las políticas del PSOE en contra de Cantabria ni hacernos cómplices de la sumisión regionalista a Sánchez, no para seguir haciendo lo mismo, con los mismos y con peores resultados”, ha añadido.

Durante la reunión, que ha tenido lugar en la sede de la Presidencia del Gobierno, Buruaga ha trasladado a Miguel Ángel Revilla seis líneas estratégicas.

Se trata de unas propuestas que tienen capacidad de tracción sobre la economía regional, alineadas con las principales políticas europeas y que, en opinión del Partido Popular, se deberían impulsar propiciando la colaboración público privada por su efecto multiplicador de la inversión.

La primera apuesta del PP se dirige a fortalecer y modernizar el tejido industrial como motor de desarrollo regional, acelerando la transición energética de nuestro sector industrial con proyectos concretos como el de Solvay y ayudando a la necesaria evolución del sector del automóvil, que representa un 30% del PIB industrial, con un plan de movilidad productiva.

El segundo eje es el reto demográfico y desarrollo rural, para hacer de Cantabria un territorio rural sostenible e inteligente. Se trata de impulsar la digitalización, la sostenibilidad y el conocimiento como ejes de desarrollo económico y social de la Cantabria rural.

El PP ha propuesto encajar en los proyectos europeos el MUPAC, además del  proyecto Cantabria biorregión, para crear en el solar de la Residencia, partiendo del potencial de la marca Valdecilla y su entorno, un parque científico y tecnológico de la salud para atraer empresas en el ámbito de la innovación,  desarrollo tecnológico y salud digital.

La quinta línea estratégica se dirige a reforzar el sistema formativo, mediante un plan de formación profesional potente en nuevas tecnologías y nuevas profesiones y de recualificación profesional de mayores de 45 años en paro de larga duración

Según la presidenta, esta medida es necesaria si se quiere modernizar la economía y situar a Cantabria a la vanguardia de la economía digital y verde.

Además, el PP defiende un proyecto específico para Torrelavega, porque no puede quedar al margen de la recuperación. Así, propone impulsar la transformación del centro urbano, poner en valor el papel de la ciudad en el transporte sostenible y eficiente y desarrollar suelo empresarial, tecnológico y logístico.