“No hay ningún caso en Cantabria y en Valdecilla estamos coordinados con Salud Pública para reaccionar con rapidez ante cualquier sospecha”

La jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Marqués de Valdecilla, María Jesús Cabero, analiza la actualidad del brote de la nueva variante de hepatitis localizado en varios países

En las últimas semanas se ha registrado un aumento de casos de hepatitis grave de origen desconocido en niños de entre 2 y 6 años en varios países, sobre todo en el Reino Unido. Una nueva voz de alarma que ha alertado a las autoridades sanitarias españolas, aunque aquí solo ha habido casos aislados y en Cantabria no se ha registrado ninguno. Sin embargo, tanto Salud Pública como Valdecilla han realizado protocolos y han creado un sistema para su detección. La doctora María Jesús Cabero explica en esta entrevista para el Colegio de Médicos de Cantabria cuáles son las medidas que se han puesto en marcha en el Servicio de Pediatría de Valdecilla ante la posibilidad de que se detecte algún caso de esta nueva variante de hepatitis que afecta a menores.

-Aunque la comunidad médica y científica está en plena investigación de esta nueva variante de hepatitis ¿se sabe algo en firme a día de hoy de su procedencia  y de sus consecuencias? 

Se ha ido avanzando en el análisis de los casos que han ido apareciendo en diferentes lugares geográficos, se han descartado las causas más frecuentes hasta ahora conocidas, se ha descartado su relación con la vacuna del Covid y se siguen estudiando diferentes hipótesis infecciosas y tóxicas y la asociación entre algunas de ellas. En la actualidad, se están estudiando unos 230 casos  en 20 países,  22 en España con lo que es esperable que en pocas semanas se tengan más datos

-¿Se ha registrado algún caso en Cantabria o en comunidades vecinas?

No. En nuestro entorno  no se tiene, hasta la fecha, constancia de ningún caso, ni en investigación ni confirmado. Tras la alerta  del Reino Unido, la Dirección General de Salud Pública está liderando un sistema de vigilancia  en la Comunidad con la difusión de los distintos protocolos y encuestas epidemiológicas, y se está trabajando desde los Servicios de Pediatría y de Microbiología de Valdecilla en la forma de actuar en caso de presentarse un caso sospechoso: niño menor de 16 años con hepatitis grave que la determinaciones frente a la Hepatitis A, B, D, C, y E han sido negativas con elevación de las transaminasas por encima de 500 unidades/L. Si apareciera  un caso con estas características, se avisaría a Salud Pública y se procedería al estudio de múltiples virus en sangre, heces, orina y nasofaringe así como a estudiar fármacos, tóxicos, metales y una encuesta epidemiológica extensa sobre el entorno familiar, viajes contactos con animales e insectos y otras exposiciones ambientales

-Parece que es una patología autoinmune y que éstas cada vez crecen más…..

Todavía no se disponen de datos fiables sobre la influencia de las causas víricas, tóxicos y autoinmunes. Si bien es cierto que la patología autoinmune si está aumentando. Y se estudia también la posible implicación de un tipo de adenovirus y antigua infección por COVID

-¿Es fácil de diagnosticar en niños?

Los pediatras saben diagnosticar la patología hepática y esta desgraciadamente es aguda y grave por  lo que, con toda seguridad, no va a pasar desapercibida

-Y ¿puede tener alguna relación con la pandemia de covid-19?

Todavía es pronto para poder decir taxativamente si hay relación o no. En la actualidad, una gran parte de la población general y de los niños ha tenido contacto con este virus por lo que saber si existe una relación causal o una asociación  sin papel en el desarrollo de este problema no se puede afirmar. También se barajaba que ha habido una escasa circulación de  otros virus en los dos últimos años y esto podría hacer que la respuesta a estos virus sea diferente a lo que ocurría habitualmente.

-¿Cómo habéis reaccionado en Valdecilla ante esta nueva amenaza?

Coordinados siempre con Salud Pública, poniéndonos al día  de las diferentes versiones y publicaciones que aparecen. Los pediatras hemos atendido muchas veces hepatitis víricas y de causa desconocida, el problema de ésta es la gravedad y el curso rápido de su desarrollo

-Para terminar, como jefa del Servicio de Pediatría de Valdecilla, díganos los dos o tres consejos más importantes para huir de las alarmas que en algunos medios se han difundido sobre esta nueva hepatitis. 

Lo primero es que estos casos siguen siendo muy raros, los síntomas que desarrollan los niños de mal estado general, cambios en la coloración de la piel y de la orina son suficientemente llamativos para que  estén seguros que si aparecen van a poder detectarlos con facilidad

Las medidas preventivas que se pueden poner en marcha son las mismas que para otras hepatitis: correcta higiene de manos y para la manipulación de heces, hábitos saludables  etc.