MAS – Museo de Arte de Santander y Obra Social CASYC, Santander, 3 de julio de 2020

Con las normas impuestas por la “nueva normalidad” provocada por el COVID-19 visitamos esta Exposición en CASYC de la calle Tantin 25 de Santander, previa cita concertada. Es una continuación de AQUA 2019 que se celebró en el pasado invierno- primavera de 2019, y se apoya como aquella en las colecciones de ambas instituciones, MAS – Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Fundación CASYC, titulada TERRA, con obras de distintas épocas desde principios del siglo XIX a nuestros días, de  diferentes  disciplinas:  artes  decorativas,  pinturas,  esculturas,  grabados, o fotografías. Un proyecto que incluye obras de artistas del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, como Agustín de Riancho, Casimiro Sainz, Cecilio Plá, María Blanchard, José Gutiérrez Solana, Joan Miró, Eduardo Pisano, Jorge Oteiza, Fernando y Ramon Calderón, Juan G. Raba, Juan Uslé, Eduardo Gruber, etc.

Nos sirvió de guía de la exposición Dª Isabel Cotero, que dijo: “TERRA /AQUA surgió de un proyecto expositivo dual, son las dos ideas temáticas presentes en las colecciones artísticas del MAS Santander y de la Fundación Caja Cantabria”.

El recorrido comenzó con la obra “Techo de policromos de la Cueva de Altamira” de Paul Ratier (1832-1896) un óleo sobre cartón adherido a lienzo de 288,5 x 110,5 cm, depositado en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira.

Es una de las primeras copias conservadas de las pinturas del Techo de Policromos. Aunque está sin firmar, se ha atribuido su autoría al pintor francés Paul Ratier, a quien D- Marcelino Sanz de Sautuola encomendó la tarea de reproducir las pinturas recien descubiertas en 1879.

Fue un recorrido, que yo me he atrevido a calificar de ameno, por las diferentes obras de Gerardo de Alvear, Francisco Iturrino y otras singulares de la Exposición, remarcando en ellas sus principales características e incluso anécdotas del autor o del momento de su realización.

Espacio aparte, no solo en lo físico, sino en ambientación e iluminación acogen “El jardín de Paz” (2002-2003) de Fernando Bermejo, un acrílico sobre papel japones en caja de luz, que el autor dedicó a modo póstumo a su madre. En el mismo espacio, sobre el suelo en un rincón iluminado en proyección una lápida de mármol  que  Catarina  Campino,  su escultora,  denomino  “Our  love”  (2006).  Dos manifestaciones del arte, de exquisita delicadeza y profundo significado.

La siguiente sala cuenta centrada con la escultura “Gitana” (1932- 1935) del escultor catalán Manuel Martínez Hugué (1872-1945) rodeada de las pinturas de los santanderinos, Ricardo Bernardo (1897-1940) con su “Plaza de los Remedios” (1930) un bello ejemplo cromático y “La casa del poeta” (1950) de Luis Quintanilla (1893-1978) sobre esta obra Esther López Sobrado dijo: “Todos los paisajes que pintó a lo largo de su vida poseen en común una personal humanización  del espacio. Un halo de misterio parece envolver esas casas, típicamente americanas”.

Me sorprendió muy agradablemente ver el cuadro “Vista del Sena” (1915), óleo sobre lienzo del pintor Celso Lagar1. Si mal no me recuerdo el cuadro tiene claras connotaciones fauvistas, con datos cezannianos y también cubistas en la construcción de su paisaje urbano. Este cuadro fue donado al MAS por el coleccionista de origen ruso Pablo Schabelsky.

Igualmente grata impresión me dio la obra del asturiano Evaristo Valle (1873-1951) “Faena del carbón” (1925) un óleo sobre lienzo de 100,5 x 98 cm. Pertenece a una serie de temática minera que Valle inicia a finales de la primera década del pasado siglo y que tendría continuidad hasta los años cuarenta. Después de la guerra, fue incautada por el Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional, posteriormente depositada en 1939 en el Ayuntamiento de Santander, donde estuvo colgada durante décadas en el despacho de la alcaldía antes de pasar al MAS.

La sala de los paisajistas, con obras de Manuel Sanchez, Agustín de Riancho y la escultura de mármol del “Pastorcillo cántabro” de Daniel Alegre, es una de las más me gustó. Un abanico cromático y de estilo dentro de su temática paisajística que te hace transitar agradablemente por muestras destacadas. Sin duda la obra singular es “La Cagigona” de Riancho2 que los expositores han colocado en lugar destacado exprofeso.

(1) Celso Lagar Arroyo (Ciudad Rodrigo, 1891 – Sevilla, 1966) fue un pintor español expresionista de la primera generación de la Escuela de París, donde residió la mayor parte de su vida.

(2) Agustín de Riancho Gómez de la Mora (Entrambasmestas, Luena, 16 de noviembre de 1841 Alceda, Corvera de Toranzo, 26 de septiembre de 1929) fue un pintor paisajista español

Yo recuerdo cuando la UC le seleccionó el cuadro del mes en el MAS en Diciembre de 2013, y pude especialmente disfrutarle.

La Cagigona” (1901-1909) está considerada una de las obras maestras de Agustín de Riancho (1841-1929), paisajista destacado de Cantabria, que plasmo en sus obras bellas estampas de “la Montaña”: “El Molino” (1889), “Entrambasmestas” (1889), “Otoño” (1871) y “Primavera” (1928) también expuesta en esta sala, solo por subrayar las que con mas fuerzas recuerdo de sus obras. Una gran cagiga3, protagonista indiscutible del cuadro y reflejo de la obsesiva representación de los árboles en la obra del pintor, quien reiteradamente los representó en diferentes estaciones del año y con distintas condiciones meteorológicas. La cagiga, en la que contrastan zonas de luz y penumbra, cobija bajo ella a una pastora sentada cuidando dos vacas. A su lado, en disposición diagonal, discurre un río atravesado por una pasarela de madera; en la otra orilla se sitúa, en penumbra, un paisaje típicamente montañés. La inclusión del celaje, a modo de aureola, completa el cuadro.

Según explicó Isabel Cotero, el propio autor dijo al donarla: (…) He resuelto destinar al museo municipal que tanto honra a Santander, uno de los cuadros en que mayor trabajo y mayor atención he puesto y en el que he procurado reproducir algo del hermoso paisaje montañés encanto de todo artista (…). Obras que iba realizando durante largos espacios de tiempo durante los cuales las iba perfeccionando.

Continuamos la visita en la tercera planta, que debido a la “nueva normalidad”, solo podíamos subir uno a uno por el ascensor o por la escalera guardando la distancia de seguridad (2 metros) … creo que me equivoque o valore mal mis fuerzas, porque opte por la escalera, y pronto me di cuenta de que ya no estoy para estos trotes…

(3) Tomado de Wikipedia. Quercus robur, roble común, roble carballo, cajiga o roble fresnal es un árbol robusto, de porte majestuoso, que puede superar los 40 m de altura. Está clasificado en la Sección Quercus, que son los robles blancos de Europa, Asia y América del Norte. Tienen los estilos cortos; las bellotas maduran en seis meses y tienen un sabor dulce y ligeramente amargo. Las hojas carecen de una mayoría de cerdas en sus lóbulos, que suelen ser redondeados.

Un recorrido por esta planta y sus principales obras en exposición, que completaron nuestra visita a la vez que enriquecieron nuestros conocimientos de las obras singulares de estos artistas de la tierruca, que han jalonado con su arte la historia reciente de nuestra cultura. Me llamo especialmente la atención la escultura de José Cobo Calderón4, “Desnudo de mujer” (1984-1985) una escultura de aluminio de 87x 100 x 45 cm., de una especial belleza simbólica.

Y quiero terminar con esta obra de Daniel Rodriguez Martin “Sin título” (2006) que representa un árbol sin hojas de hierro patinado sobre pedestal de madera 187 x 35 x 35 cm. Sencillez, simpleza y belleza bien armonizadas. Recuerdo un texto del artista en la exposición “La hora del silencio” (1999), en el que decía:

“Desde la primera crisálida, como fetos que fuimos dentro del útero, hoy seguimos como gusanos de seda, haciendo capullos para creer en nuestra hermosa, pero corta vida”.

Solo recuerdo…

Cuan iguales somos a las cosas

Cuando nos rayan, nos dejan huella

Cuando nos golpean, nos rompen.

Cuan distintos somos de las cosas,

Cuando nos rayan, nos hieren,

Cuando nos golpean, nos matan”.

Jorge A. Capote Abreu

Santander, 08 de julio de 2020

(4) José Cobo Calderón (Santander, 29 de julio de 1958). Estudió en The School of the Art Institute of Chicago – Master de Escultura. Certificado en Historia del Arte y Crítica. Cursó estudios de pintura al fresco y talla de piedra en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.