Ursula von der Leyen presenta su visión como presidenta de la Comisión ante el Parlamento Europeo. European Parliament, CC BY-SA

Muchos esperábamos con expectación el anuncio de la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, sobre su propuesta de división de carteras para la nueva Comisión Europea.

Lo que a algunos no nos ha hecho mucha gracia es darnos cuenta de que ya no habrá un comisionado dedicado a la migración, como anteriormente. La responsabilidad de asilo y migración estará bajo el mandato del “Vicepresidente para la protección de nuestro estilo de vida europeo”. La persona propuesta como responsable de esta cartera es el griego Margaritis Schinas, del grupo de centro-derecha (EPP).

En una segunda lectura, en el nuevo reparto de carteras, la Comisaría de Interior también recibe dentro de su misión varias atribuciones en cuestiones de migración y refugio. Esta comisaría la ocupará la sueca Ylva Johanson, del grupo social-demócrata (S&D).

¿Qué primera valoración podemos hacer de estos cambios?

Para un buen número de personas, detrás del cambio de lenguaje se intuyen algunas contradicciones o incluso discursos que postergan los asuntos migratorios a un segundo lugar.

Cuando los periodistas preguntaron a la nueva presidenta por este cambio, Ursula Von der Leyen comentó que “nuestro estilo de vida europeo” significaba preservar “los valores y la belleza de la dignidad de cada ser humano”, reforzando que todas las personas tienen los mismos derechos.

Es muy pronto para hacer una lectura crítica y fundamentada de las nuevas carteras y las personas que las lideran, pero zambulléndose en la lectura de la misión encomendada a ambas carteras se pueden plantear algunas valoraciones.

  1. La elección del título “proteger nuestro estilo de vida europeo” parece al menos cuestionable. Parecería que nuestro estilo de vida está en peligro y que por lo tanto debemos protegerlo. A mi modo de ver, este marco no es el más adecuado para cimentar políticas de migración y asilo. De hecho, Von der Leyen, ante las críticas recibidas, está estudiando cambiar el nombre de la cartera, aunque todavía no ha adelantado la nueva denominación.

  2. En una lectura más a fondo, el sentido que se propone es el de poner en el centro los valores de la UE y nuestro estilo de vida europeo, como la solidaridad, la paz, la dignidad y la igualdad para todas las personas.

  3. Además de plantear la necesidad de una migración legal bien administrada, se pone el foco en la integración y en garantizar que nuestras comunidades estén cohesionadas y unidas. Creo que este eje es crucial para el futuro de Europa. Es desde este punto desde el cual puede tener un punto a favor este cambio de lenguaje, poniendo el foco en la integración y la cohesión social.

  4. Se habla de un “Nuevo Pacto sobre Migraciones y Refugio”, en el que se incluyan una reforma de las leyes de asilo, la creación de vías segura y legales de acceso a Europa, el espacio Schengen, las fronteras exteriores y la colaboración con terceros países.

  5. Aunque se cita el establecimiento de corredores humanitarios, se sigue vinculando fuertemente la inmigración y las vías seguras y legales de entrada a Europa con el mercado laboral. “Quiero que pongas el foco en crear vías de migración legal para ayudarnos a atraer personas con las habilidades y talentos que nuestra economía y mercado laboral necesitan.” (Mission Letter. Vice-President-designate for Protecting our European Way of Life).

  6. La seguridad y el control de fronteras es uno de los grandes ejes de esta mirada hacia la migración. “Debe centrarse en la implementación de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) reforzada, que debe desempeñar un papel central para garantizar que tengamos fuertes fronteras exteriores. Deberíamos aspirar a que 10 000 guardias fronterizos de Frontex puedan actuar en las fronteras exteriores de la UE para 2024”. (Mission Letter. Commissioner-designate for Home Affairs)

Conclusiones

Dicho esto, muchas personas esperamos que el “Nuevo Pacto sobre Migraciones y Refugio” ponga su centro en los valores que siempre han cimentado la UE, como la solidaridad, la paz, la dignidad y la igualdad, y sobre todo en la integración y la cohesión social. Estos dos ejes son vitales para el futuro de Europa, aquella con la que soñamos muchos europeos.

Confío también que incluya un sistema de rescate y seguridad en el Mediterráneo que ponga en el centro a las personas y que tenga una mirada integral, donde se comparta la responsabilidad de la protección de los solicitantes de asilo y refugiados en Europa. Me alegra que haya un encargo para crear nuevas vías a la migración legal y confío firmemente que estas incluyan vías legales para las personas que buscan protección, junto a las vías legales para la migración laboral.

The Conversation

Alberto Ares does not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and has disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

Ir a la fuente
Author: Alberto Ares, Director del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) , Universidad Pontificia Comillas