Michael J. Fox se considera afortunado a pesar del debilitante párkinson que lleva tres décadas padeciendo. Prefiere mostrar entereza y ver la parte positiva de lo vivido. Pese a que dicha enfermedad ha supuesto un punto de inflexión en su estado físico de salud, admite que le es indiferente no disponer de una cura. En una reciente entrevista para la revista estadounidense AARP, el actor de Regreso al futuro, que cumplió 60 años el pasado junio, ha insistido en que está “feliz” con el trayecto que le ha tocado recorrer. “En mi mente no hay un solo pensamiento morboso. No le temo a la muerte”, ha asegurado durante la charla. Lo que más le afecta es haber dejado de lado su profesión soñada: el cine. “Como escribí en mi último libro, ahora estoy fuera del negocio”, ha manifestado tras anunciar hace un año que se alejaba por segunda vez de los focos para publicar sus memorias, No Time Like the Future: An Optimist Considers Mortality (“No hay tiempo como el futuro: un optimista considera la mortalidad”).

Seguir leyendo

Ir a la fuente
Author: Cristina Morgado

Powered by WPeMatico