Izquierda Unida-Equo (Marea Cántabra) carga contra los partidos que “metieron en el armario” la ley LGTBI

Proponen planes de educación que formen e informen en institutos sobre la diversidad sexual, de género y familiar.“Con esta Ley los cursos de Ruiloba para sanar la homosexualidad serían ilegales”.

Izquierda Unida-Equo (Marea Cántabra) asumirá como prioridad “inaplazable” el rescate de la ley LGTBI que “las derechas de Cantabria” condenaron “al armario” y con la que se hubieran impedido situaciones “tan humillantes” como los cursos para “sanar” la homosexualidad que se han desarrollado en un convento en Ruiloba.

“Mientras Revilla se comportó como el representante de Vox en el Parlamento de Cantabria y Ciudadanos traicionó al colectivo, con el apoyo inexcusable del PP, el PSOE no supo imponer, nuevamente, una agenda progresista en las instituciones que tampoco Podemos apremió al estar más pendiente de su desintegración como partido en la cámara”, aseveraba el cabeza de lista de la confluencia de izquierdas, feminista y ecologista, Israel Ruiz Salmón, con motivo de la celebración este viernes 17 del Día contra la LGTBIfobia, que instaba a acudir a la concentración de protesta frente a la catedral de Santander.

El candidato de Izquierda Unida-Equo (Marea Cántabra) incidía en que la ley LGTBI hubiera impedido esos cursos, “que en Madrid son ilegales”, pero en Cantabria “se quedó en el cajón” por los retrasos en su tramitación y las peticiones de comparecencias a última hora por parte de PRC y Ciudadanos con el apoyo del PP.

Ruiz Salmón, quien recordaba sus pronunciamientos previos cuando se “consumó la traición al colectivo LGTBI en Cantabria”, instaba a “reforzar” la presencia de partidos “progresistas de verdad” porque “el colectivo LGTBI no puede permitirse más traiciones ni retrasos porque el acoso escolar, la violencia y la discriminación se están produciendo ahora y no van a pasar si no hacemos algo”.

Así, apuesta por medidas “contundentes”, incluidas en su programa electoral, para “luchar contra la discriminación” contra el colectivo trans, “en especial por la que les impone las propias instituciones” en materias como la educación o la sanidad “para que les reconozca su realidad”, pero también la que sufren en el mercado laboral.

Además, se quiere garantizar el derecho de las parejas de mujeres o mujeres solas al pleno acceso a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública, y a todas las personas LGTB el acceso a la adopción y al acogimiento en plena igualdad y sin discriminación.

También se quiere poner en marcha planes de educación en los institutos que den acceso a formación e información sobre la diversidad sexual, de género y familiar, así como impulsar protocolos de actuación y de mediación escolar, para el personal docente y los equipos de orientación psicopedagógica de los centros educativos para evitar la violencia, insulto o bullying homofóbico, lesbofóbico, bifóbico o transfóbico.

Asimismo, se apuesta por la formación en prevención de la LGTBfobia a los agentes de la Policía local, nacional y Guardia Civil con el fin de garantizar la igualdad de trato y la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.